Mediterráneo Digital | Gente y Televisión

Una periodista feminazi acusa a Boris Johnson de meterle mano por debajo de la mesa

johnson

La columnista del 'Sunday Times' Charlotte Edwardes ha acusado este lunes públicamente a Boris Johnson de haber hecho avances sexuales y haberle "tocado los muslos" bajo la mesa durante un almuerzo en 1999 en las oficinas de 'The Spectactor', en la época en la que el premier era director de la revista conservadora.

Johnson ha evitado entrar personalmente al trapo, pero su secretario del Tesoro Sajid Javid ha tenido que salir en su defensa alegando que las acusaciones son "una completa mentira".

Pilar Rahola denuncia en TV3 que el Rey Juan Carlos la acosó y le tocó una teta

En su columna en 'The Sunday Times', Edwardes alega que Johnson deslizó su mano bajo el mantel durante el almuerzo hasta tocarle los muslos y "tener tanta carne entre sus dedos" que le hizo sentarse erguida en la silla.

Según la periodista, Johnson hizo el mismo avance en ese almuerzo hacia otra mujer, que le llegó a confesar: "Dios, ha hecho exactamente lo mismo conmigo".

Ante la primera reacción de Johnson, lanzando balones fuera a través de sus colaboradores, Charlotte Edwardes contraatacó en Twitter: "Si el primer ministro no recuerda el incidente, eso quiere decir que yo tengo mejor memoria".

La tormentosa vida privada del premier, que se divorció de su segunda esposa Marina Wheeler hace más de un año y vive en Downing Street con su compañera Carrie Symonds (con quien protagonizó la famosa riña por la mancha de vino en el sofá), vuelve a estar en primer plano por el caso de Jennifer Arcuri, su "amiga" americana que se benefició de becas de más de 125.000 euros para sus empresas, Innotech y Hacker House.

Condenada la jefa de las feministas del #MeToo por acosar sexualmente a un hombre

Según reveló 'The Sunday Times', Arcuri llegó a confesar a varios amigos que tuvo una relación sexual con Johnson (al que llamaba "Alejandro el Grande" en sus contactos) en su etapa como alcalde de Londres. Johnson la visitaba frecuentemente en su apartamento en Shoreditch, donde Arcuri se ejercitaba en una barra de "pool dancing" como la de los bares de striptease.

Por su parte, la portavoz laborista de Mujeres e Igualdad, Dawn Butler, ha señalado que el dirigente de derechas “tiene serias preguntas que responder” y se preguntó “qué les pasa a los hombres poderosos que creen que tienen derecho a acosar a las mujeres”.

El escándalo Arcuri se enfrenta ahora al menos a dos posibles investigaciones por posible conflicto de intereses y conducta inapropiada de un cargo público, por parte de la Autoridad del Gran Londres y del Ministerio de Cultura y Deportes.

Los servicios secretos rusos tienen un vídeo de Trump con 5 putas

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.