Musk reactiva la cuenta de Donald Trump en Twitter

El nuevo dueño de Twitter, Elon Musk, ha reactivado este sábado 19 de noviembre la cuenta de Donald Trump, después de casi dos años de suspensión por su polémico papel en la insurrección que llevó al saqueo del Capitolio durante la certificación de la victoria de Joe Biden en las últimas elecciones presidenciales.

Honey Girls Club

El viernes Musk publicó una encuesta a los usuarios de la red social sobre si Trump debería ser reinstaurado. Un 58% de 14 millones de votantes optó por el ‹sí›. «El pueblo ha hablado. Trump será restituido. Vox Populi, Vox Dei», dijo Musk en la red social minutos antes de que la cuenta @realdonaldtrump volviera a estar activa.

Tras hacerse con el control de Twitter, y para calmar a los anunciantes, Musk había dicho que no tomaría ninguna «decisión de contenido importante o reinstalación de cuentas» antes de convocar un «consejo de moderación de contenido con puntos de vista muy diversos». Finalmente optó por acelerar la reactivación.

Hasta la adquisición por parte de Musk, con un desembolso de 44.000 millones de dólares (una cantidad similar en euros), Twitter aplicó de forma irregular sus propias reglas de uso. Por ejemplo, nunca dejaron de tener presencia en la red social dictadores como Nicolás Maduro o el ayatolá Alí Jamenei. Parece que la censura de Twitter y su sesgo político señalaba a los de siempre.

Tras la insurrección fallida del 6 de enero de 2021, varias plataformas digitales expulsaron a Trump. Entre ellas, además de Twitter, están Facebook, Instagram, YouTube, Snapchat y Twitch, expulsaron a Trump. Este fundó su propia red social, que bautizó como Truth Social, y que de momento es marginal en cuota de mercado.

'Exclusividad' con Truth Social

Trump tiene un acuerdo con Truth Social para publicar primero allí y abstenerse de publicar el mismo mensaje en cualquier otra red social durante seis horas, con la excepción de mensajes de corte político, petición del voto o recaudación de fondos.

Durante su campaña electoral y su presidencia, de 2016 a 2021, Trump empleó Twitter, donde amasó casi 90 millones de seguidores, como su principal herramienta de comunicación. Hizo anuncios oficiales, profirió amenazas a adversarios y hasta despidió a altos cargos a golpe de ‹tuit›. Al reactivar la cuenta en la noche de este 19 de noviembre, el perfil carecía de seguidores, aunque fue sumando millones de forma rápida.

Esta semana, Trump anunció su tercera campaña a las primarias presidenciales, tras las de 2016 y 2020. Lo ha hecho después de que un considerable número de los candidatos que propuso para las pasadas elecciones legislativas perdieran frente a los demócratas en estados clave como Arizona, Pensilvania, Michigan o Georgia.

De momento, Trump se ha resistido a regresar a Twitter, y su último mensaje en esa red social es del 8 de enero 2021.

Donald Trump anuncia su candidatura para las elecciones presidenciales de Estados Unidos

Inicio turbulento de Musk en Twitter

Musk ha tenido un inicio turbulento al frente de Twitter. Despidió a la mitad de la plantilla y después forzó a los que se quedaron a firmar un compromiso para trabajar largas horas bajo un ambiente de «gran presión». Entre despidos y dimisiones, el grueso de los equipos de moderación de contenido se han esfumado.

El jueves, Musk pidió a los ingenieros que quedan en la empresa se personaran en San Francisco, para preparar la red social ante el mundial de Qatar, que comienza este fin de semana.

Por su parte, el nuevo dueño de Twitter ha dicho que permitirá en esta red social todo el contenido que entre dentro de los márgenes de la ley, pero aquel que sea pernicioso será degradado por los algoritmos, sin más.

Antes de reinstaurar a Trump, Musk devolvió el acceso a la plataforma a otros perfiles antes expulsados, como el autor de derecha Jordan Peterson, la comediante de izquierda Kathy Griffin y el medio satírico The Babylon Bee.

En la plataforma Truth Social, Trump mantiene sus denuncias de fraude electoral y ha defendido tesis cercanas a una teoría de la conspiración llamada QAnon, que defiende que el mundo está controlado por una secta de pederastas y sionistas.

Musk no está solo en esta decisión. Facebook ha dicho también que está considerando si levantar su propia suspensión del ex presidente cuando esta expire en enero de 2023. Y dentro de Google, YouTube ha dicho que permitirá que Trump vuelva a publicar vídeos «cuando el riesgo de violencia disminuya», pero no ha dado ningún plazo concreto.

Masacre en Twitter: Musk despide a la mitad de la plantilla

Mediterráneo Digital
Autor: Mediterráneo DigitalWebsite: https://www.mediterraneodigital.com/
Políticamente incorrecto. Información, noticias y actualidad. Desde 2010.

Los más leídos