roba satisfyers

Vanessa, la joven detenida por robar un cargamento de 40 vibradores femeninos Satisfyer no sabía lo que eran. Así lo ha asegurado su madre en el programa 'Espejo Público', de Antena 3. Lola, progenitora de la arrestada en un municipio de Alicante y puesta en libertad sostiene que su hija tiene esquizofrenia y, además, es adicta a las drogas. Por este motivo ha cometido diversos robos.

Según el testimonio de la mujer en televisión, «la joven roba habitualmente a su madre en casa, hasta el punto que esta se ha visto obligada a poner cerraduras en todas las puertas e incluso le ha robado el aire condicionado», informa 'Espejo Público'. De hecho, ha intentado obtener la incapacitación judicial de su hija, multada recientemente con 700 euros por posesión de drogas. Lola ha relatado el drama que supone para ella la convivencia con una hija drogadicta y que suele cometer pequeños delitos.

La madre relata que su hija llevaba dos o tres semanas pasando por esa tienda de Callosa de Segura, que mostraba zapatos en el escaparate y vende otros artículos online, y robaba «alguna prenda». El día que decidió robar los succionadores de clítoris no sabía ni si quiera de qué se trataba.

Detenida una mujer por robar un cargamento de Satisfyers

«Qué casualidad que estaba la caja ahí», enfatiza la madre de Vanessa. Cuando «se vio la sorpresa de lo que era. Regaló varios a varias personas y se fue a un masajista y le dejó tres o cuatro para que le diera 10 euros. No sabe ni lo que valían«, afirma. El modelo de los vibradores femeninos robados ronda los 50 euros cada unidad, unos 2.000 euros en total.

Después, según el testimonio, regaló a varias personas una caja e intentó vender en un salón de masajes el resto para conseguir dinero para la droga. «Ella pensaba que era para las varices. Las mujeres se estaban dando masajes en las piernas», señala.

Cuando los llevó al domicilio de su madre, esta se extrañó del hallazgo y ella misma anunció a la Guardia Civil que iba a devolver los artilugios. Lola ha manifestado que ella misma intentó abrir uno pero no llegó a hacerlo, mientras que su hija se quedó con otro. La joven regaló unos cuantos succionadores diciendo que eran para masajearse las piernas.

Roban 9.000 euros en tetas y pollas de plástico en un sex shop de Almería


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.