Última actualizaciónMar, 07 Jul 2020 7pm

Mediterráneo Digital | Gente y Televisión

¿Quién está detrás de La Tuerka? Irán, Venezuela y Bolivia pagan la productora de Pablo Iglesias

podemos-venezuela

Siempre que la Productora CMI pasa por aprietos ahí están los camaradas de los tres controvertidos gobiernos para inyectar a sus arcas liquidez... y algo más.

Producciones CMI, la empresa de Pablo Iglesias (es su director de contenidos y creatividad) ha estado a punto de irse a pique varias veces en los últimos años porque su buque insignia, el programa La Tuerka, no era rentable.

Cómo será que en la gala anual que organizaron el año pasado con toda la pompa sólo recaudaron, para su sorpresa, 717 euros, según los documentos internos a los que ha tenido acceso El Semanal Digital y que empezó a publicar a finales de julio. O que a mediados de año sus responsables intentaron bajar algunos de los ya de por sí ajustadísimos sueldos -publicados por este periódico- para subsistir.

Pero siempre que la crisis apretaba ahí estaban los camaradas para sacarles las castañas del fuego. Porque en estos años Producciones CMI ha sobrevivido no sólo gracias a IU, que alimentó a la bestia, sino también a otras tres fuentes de ingresos: Irán, Venezuela y, en menor medida, Bolivia.

Con Hispan TV, la televisión iraní, el acuerdo se fraguó a finales de 2012 a través de la productora 360 Global Media. A partir de entonces Iglesias empezó a presentar para ellos el debate Fort Apache, por el que los iraníes pagan más de 3.000 euros al líder de Podemos y su equipo (el 15% de ese dinero va directamente a las arcas de Producciones CMI).

Salieron ganando en una segunda cosa: Hispan TV no sólo comenzó a emitir Fort Apache, sino que alquiló para La Tuerka el canal C33 de forma que ese programa pudiera dar un salto cualitativo y cuantitativo desde Tele K (la televisión de Vallecas).

Con TeleSur los lazos se estrecharon a partir de comienzos de 2013. Entonces Pablo Iglesias viajó a Venezuela para hacer un reportaje para Hispan TV sobre Hugo Chávez y de paso aprovechó para reunirse con los responsables de la televisión e intentar convencerles de lo necesario que sería para la revolución en España crear un nuevo canal.

Hasta nombre tenía ya, La Tercera, según figura en el documento interno que El Semanal Digital adjunta a esta información, aunque el producto no terminó de cuajar. No obstante los favores mutuos continuaron. Por parte del régimen venezolano, económicos. Por parte de Iglesias y los suyos, impartiendo doctrina bolivariana en España y cubriendo los actos del Gobierno de Nicolás Maduro.

Bolivia también ha contribuido a la causa fichando a Pablo Iglesias como reportero de la pública Bolivia TV en España y a parte del equipo de Producciones CMI para diversos trabajos. En las anotaciones contables figuran pagos bien a través de Bolivia TV (por ejemplo de 1.083,92 euros en septiembre de 2013), del consulado del país en Madrid (1.000 euros en junio de 2013) o de la propia embajada de Bolivia (un cheque de 494 euros en octubre de 2013).

El propio líder de Podemos no cobra como presentador de La Tuerka pero sí por todos esos trabajos extra. Así, por seis piezas para la cadena boliviana y un vídeo de IU se llevó en octubre del año pasado 1.334,63 euros. Gracias a las inyecciones económicas de los tres controvertidos gobiernos Producciones CMI ha salido a flote a pesar de haber estado varias veces a punto de hundirse.


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.