Última actualizaciónDom, 12 Jul 2020 9pm

Mediterráneo Digital | Gente y Televisión

▶️ ¿Qué pasaría si fuera al revés? El anuncio de Aquaservice de Nuria Roca, sexualiza y cosifica al hombre

aquaservice anuncio, aquaservice spot, aquaservice nuria roca

#StopCensura ¡Síguenos en Telegram!

En esta era en la que el feminismo está muy presente en la sociedad, las campañas publicitarias optan por demostrar su concepto feminista invirtiendo los roles. Pagando con la misma moneda, ahora el sexismo y la cosificación sufrida por la mujer durante años daña la imagen del hombre. Ni los hombres, ni las feministas se pronuncian ante estos contenidos y la visión crítica queda marginada a los sectores especializados en género, que son minoritarios.

Louis Vuitton ha lanzado una campaña en la que un hombre con el torso desnudo es cosificado como si de un mueble se tratase. Al cosificar al hombre se le despersonaliza y deshumaniza. Además, en las imágenes la mujer asume un rol dominante y posa sus pies sobre el hombre. En realidad, esta se trata de una contracampaña para responder a una firma de ropa italiana en la que era la mujer quien se convertía en una mesa. Estas fotografías, publicadas en la revista Tush Magazine, tienen como objetivo invertir los roles estereotipados aunque, según expertos, esta no es la mejor manera para conseguir la igualdad. En las imágenes de la firma francesa “se está sodomizando” al hombre, según explica a este periódico Axia Dea García, Técnica Socio Comunitaria, docente y ciberfeminista.

Stradivarius saca una camiseta feminista: ¿qué pasaría si fuera al revés?

¿Es feminismo invertir los roles y cosificar al hombre? Aurora Edo Ibáñez, especialista en Comunicación y Género, amonesta esta estrategia en comunicación directa con MEDITERRÁNEO DIGITAL y defiende que “invertir los roles para equiparar es una fórmula que no funciona. Esta imagen no empodera a la mujer”. Además, Edo Ibáñez califica esta campaña de moda como “degradante” para el hombre. Dea García afirma que contenidos como las fotografías de Louis Vuitton no son feminismo porque estos “no son los objetivos de los movimientos feministas”.

Otros spots publicitarios no invierten los papeles del hombre y la mujer, sino que conservan los roles estereotipados y machistas. En los anuncios televisivos de Aquaservice, es un hombre quien sirve a modo de reclamo físico para vender. En el anuncio actual de esta distribuidora de agua envasada, un empleado le trae a Nuria Roca el suministro de agua y, cuando se marcha de su casa hacia el vehículo, todas las mujeres del vecindario le miran con deseo. Un plano que accidentalmente, o no, es acompañado por el eslogan “¿Lo quieres?”.

MEDITERRÁNEO DIGITAL y la versión femenina del anuncio de Gillette

Esta sexualización del hombre ya estaba presente en el spot publicitario de Aquaservice del año pasado. En este, Nuria Roca añade que “además, te lo traen a casa” mientras hace un guiño al trabajador. Edo Ibáñez proporciona un análisis sobre estos anuncios: “él es el empleado de carga porque es fuerte. Es quien desempeña una actividad remunerada y socializa fuera. En cambio, ella es la ama de casa”. De la misma interpretación parte Dea García. Quien manifiesta que, además de ser sexista, “refuerza estereotipos naturalizando que las mujeres solo están para los cuidados y que los hombres están para una función de fuerza y de trabajo, propiciando el objeto de su deseo".

Aurora Edo va un paso más allá y desvela que también es un contenido “machista” ya que “perjudica” al hombre que no se asemeje al prototipo del spot. Es decir, a aquel “que no encaje en lo heteronormativo”, expone la especialista. Por su parte, Dea García es mucho más crítica con el spot y valora que “no está en sintonía legal, ya que ejerce una contravención, siendo su mensaje violencia simbólica”.

Inauguran la primera 'cafetería feminista': los hombres pagan un 18% más

Las fotografías y los anuncios publicitarios citados tan solo son ejemplos, pero existen multitud de campañas publicitarias como las de los perfumes, entre otras, que cosifican al hombre y se sirven de su físico para vender el producto. Estas publicidades también son sexistas y al ser un hombre, y no una mujer, la opinión pública no percibe las campañas publicitarias como contenido machista. Nadie se escandaliza, ni las feministas se manifiestan para demandar el anuncio sexista.

Para corregir el contenido publicitario que denigra la imagen del hombre y de la mujer los especialistas en género coinciden en que se debe eliminar el contenido sexista y la cosificación tanto de hombres como de mujeres por igual. Además, Dea propone que “toda la publicidad se debería cotejar y pasar por un observatorio institucional” y apela a la participación del público para “denunciar” estos contenidos publicitarios.


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.