Un presentador de televisión se hace gigoló para pagar sus deudas

aitor trigos

♦ #StopCensura ¡Síguenos en Telegram!

El nombre de Aitor Trigos quizá no diga nada para los más jóvenes, pero seguro que al ver su cara muchos lectores recuerdan a uno de los rostros revelación de la televisión a comienzos de siglo. Tras poder verle con María Teresa Campos o Concha García Campoy, su vida laboral dio un vuelco por completo y ahora sufre la crisis provocada por el coronavirus y pide ayuda desesperado.

El vallisoletano llegó a ser uno de los presentadores de moda durante una época, pasando por Atresmedia y Cuatro, donde llegó a presentar formatos como Amor en la red o la primera etapa del desparecido Las mañanas de Cuatro. Pero todo ese éxito se esfumó de la noche a la mañana, llegando a dilapidar una fortuna de dos millones de euros.

En el año 2017 explicó con detalles su descenso a los infiernos en el sillón de Sábado Deluxe, llegando a reconocer que huyó a Panamá para evitar las deudas que tenía en España. Finalmente, regresó cuando muchos de esos delitos habían prescrito, pero lo hizo entrando en el mundo de la prostitución para saldar las cuentas pendientes que tenía.

“He tocado fondo. Me iba engañando a mi mismo con el dinero, que es lo que me cegó siempre porque me lo ponía todo muy fácil, e intento aparentar que tengo una buena situación económica cuando yo sabía que tenía todas mis cuentas bloquedas”.

“Hasta que llega un día, que tú sabías que iba a llegar porque no estás pagando la casa, y te encuentras un precinto en la puerta, un desahucio, ese es el peor momento que he pasado en mi vida”, reconocía.

El VÍDEO del escándalo: Jorge Javier Vázquez, borracho con un travesti en Chueca

Según confesó aquella noche, sus servicios llegaban a costar 4.000 euros la noche y entre sus clientes se encontraban personajes famosos. Según ha comentado en varios momentos, el único culpable de su debacle fue él mismo y lo mal que gestionó su repentino éxito. Siempre descartó que hubiera alguien detrás de su mala suerte.

Aunque intentó optar al puesto de presentador de First Dates e incluso llegó a negociar su fichaje como concursante de Supervivientes, todavía no ha podido volver al que fue su medio. Hasta ahora compaginaba su trabajo como mozo de almacén con su canal de YouTube, en el que intenta darse a conocer.

Cuando parecía que los duros momentos habían pasado, ya que llegó a sufrir un desahucio por impagos, llegó la crisis provocada por el coronavirus y las cosas se volvieron a torcer para Aitor. En su cuenta de Twitter, en la que es muy activo, anunció que volvía al paro y pedía ayuda para encontrar trabajo. Las vueltas que da la vida.

“Gracias al coronavirus pasé de tener que hacerme indefinido como mozo de almacén al paro, sigo buscando, así que si alguien puede ofrecerme un trabajo de lo que sea... Pues aquí estoy disponible... ¡Claro! Si es de lo mío en tv, (reportero, redactor etc.) ¡pues mejor!”.


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.