Un vigilante de seguridad le rompe la cabeza al pequeño Nicolás

♦ ¡Síguenos en Telegram!

Francisco Nicolás Gómez, conocido popularmente como el 'pequeño Nicolás', está recuperándose de las lesiones sufridas durante un serio incidente con un vigilante de una empresa de seguridad privada tras asistir a un concierto en Marbella y que le obligó a un posterior ingreso en el Hospital Costa del Sol. Hechos que, según ha señalado, piensa denunciar en cuanto esté recuperado y se asesore legalmente. La agresión, que publica El Confidencial, se produjo poco antes de las 1:50 de la madrugada del pasado viernes, en una explanada donde se accede a los transportes públicos que llevaban al público a la zona donde se celebraba el concierto.

La Policía Local de Marbella es requerida a esa hora por el aviso de una pelea entre un cliente y un miembro del dispositivo de seguridad. Cuando los agentes llegan al lugar, observan que el cliente es Francisco Nicolás Gómez y que presenta una lesión evidente en el ojo derecho; así que, después de serenar la situación, tomaron sus datos, los de un acompañante y filiaron a la otra parte implicada en el incidente. Las citadas fuentes precisaron que el joven, de 27 años, explicó que acudiría por sus propios medios para recibir asistencia sanitaria y que después se personaría en la Comisaría de la Policía Nacional para interponer una denuncia contra el vigilante. No obstant, decidió regresar a la casa donde estaba alojado, pero conforme pasó el tiempo empezó a sentirse mal y sus acompañantes decidieron llevarlo al Hospital Costa del Sol de Marbella.

Ingresó en Urgencias a las 5:04 y el motivo de la asistencia que consta en el parte de lesiones, al que ha tenido acceso este medio, fue una “agresión física con traumatismo craneoencefálico (TCE)”, con “pérdida de conocimiento” y “hematoma ocular derecho”. En el documento, además, se recoge su versión de los hechos: “A la salida ha sufrido una agresión por parte del personal de seguridad, según refiere. Le han golpeado, dándole puñetazos y le han tirado al suelo retorciéndole el brazo derecho. No hubo pérdida de conocimiento”. La exploración de los facultativos, que incluyó un TAC craneal y radiografías del brazo derecho, concluyó con el diagnóstico de “policontusionado”, “traumatismo cerebral”, “conmoción sin pérdida de conocimiento y/o amnesia”, “traumatismo facial”, “hemorragia subconjuntival en el ojo derecho” y “contusión en el codo derecho”, donde no se detectaron “lesiones óseas agudas”.

Francisco Nicolás pasó a la unidad de observación a las 10:30 de la mañana de ese día y permaneció en una camilla hasta que le dieron el alta a las 17:52. Le recetaron un tratamiento farmacológico para el dolor y se solicitaron pruebas en Oftalmología para realizar un seguimiento del estado del ojo afectado. El joven confiesa que, tres días después de lo sucedido, se encuentra dolorido por las lesiones sufridas, que le cuesta conciliar el sueño y que tenía cierto temor porque trascendiera el incidente porque todavía no se lo había contado a su madre. Además, “algunos van a pensar que me lo he inventado”, añadió.

¿Pero qué provocó el altercado que acabó con su ingreso en el hospital? Fue todo “muy desagradable”, “surrealista”, avanzó, para relatar que todo sucedió en la parada desde la que se trasladaba a los asistentes a la actuación musical. Era la hora de desalojar la zona, ya que las restricciones por la pandemia imponen el cierre de los establecimientos de ocio nocturno a las 2:00. Entonces, un miembro del servicio de seguridad “me cogió como una oveja y me metió dentro de un autobús”, explicó. “Me subió incluso sin llevar mascarilla”, así que “le dije que estaba con un amigo y bajé para esperarlo fuera”, añadió el pequeño Nicolás. Y, en ese momento, según su versión, el vigilante le propinó un puñetazo en el rostro y después fue reducido en el suelo.

“Mi amigo fue el que llamó a Emergencias 112 y rápidamente aparecieron los policías locales”, a los que quiso agradecer su “amabilidad” y cómo se comportaron durante la intervención. También se mostró agradecido con la organización del evento, que le facilitó agua y puso a su disposición un vehículo para desplazarse una vez la situación se había calmado. El joven explicó que —a mediodía de este lunes— no había interpuesto la denuncia en la Comisaría de Marbella, como así confirmaron fuentes de la Policía Nacional, aunque agregó que cumpliría con el trámite una vez se encontrase mejor física y anímicamente.

Francisco Nicolás saltó a los medios de comunicación tras hacerse pasar por un alto cargo vinculado a la Vicepresidencia del Gobierno y a la Casa Real. La sección decimoséptima de la Audiencia Provincial de Madrid le condenó a nueve meses de cárcel como autor de un delito de usurpación de funciones públicas con la atenuante analógica de anomalía psíquica y dilaciones indebidas; y a otros dos años y tres meses de prisión por cohecho activo en el que concurren las mismas atenuantes. El joven, que anunció que recurriría el fallo ante el Tribunal Supremo (TS), ha explotado durante estos años su faceta mediática, con alguna intervención en un 'reality', e intervenciones en programas de todo tipo.

No es el primer altercado violento en el que el pequeño Nicolás se ve envuelto en los últimos tiempos. El pasado mes de marzo explicó cómo fue supuestamente agredido por tres jóvenes que le reclamaban hacerse una foto con ellos y que le provocaron una herida con hemorragia en el rostro. Entonces explicó que una patrulla de la Policía Nacional que pasaba por la zona intervino y arrestó a los tres presuntos implicados.

Detenidos tres jóvenes por darle una paliza al Pequeño Nicolás

Autor: El Confidencial

Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.