La Justicia sentencia: 'Mario Biondo fue asesinado'

El último capítulo de una historia policiaca de nueve años lo ha escrito el juez de instrucción de Palermo que pone sobre el papel lo que la familia de Mario Biondo, el joven camarógrafo italiano encontrado muerto ahorcado en la biblioteca de su casa en Madrid, el pasado 30 de mayo de 2013, siempre ha mantenido: Mario Biondo no se suicidó.

images/banners/la-flamenca-de-borgona-toalla.jpg

Tras dos autopsias, varias consultas médico-legales y unas complicadísimas investigaciones informáticas, por primera vez un juez da la razón a la madre de Mario Biondo que siempre ha descartado que su hijo se quitara la vida. "Él no se suicidó, no era drogadicto, no murió en un juego erótico. No sabemos quién lo mató, pero al menos le hemos devuelto la dignidad", dice Santina Biondo el día en que, al sobreseer la investigación aún contra desconocidos, un magistrado habla expresamente de asesinato.

"Los elementos que se extraen del expediente del Ministerio Público sugieren que Mario Biondo fue asesinado por manos desconocidas y posteriormente colocado en una posición capaz de simular un suicidio", escribe el juez de Palermo Nicola Aiello.

Una conclusión que choca con lo establecido por dos fiscales: el ordinario, que en 2020 pidió el archivo de la causa sustentando la tesis del suicidio, y el del Ministerio Público que primero tomó el expediente, luego archivó dos veces la causa siempre con la misma motivación.

Mario Biondo fue asesinado, por lo tanto, y su asesino, o mejor dicho, según lo que afirma su familia, sus asesinos han desviado las investigaciones a través de una puesta en escena revelada sólo después de 9 años. "Los investigadores españoles tenían prisa por cerrar el caso, no fue de manera superficial, sino intencionada, quién sabe lo que había descubierto Mario", asegura su madre. "Todo lo que sé es que la asistenta lo encontró muerto en la casa y que la puerta estaba cerrada por dentro. Así que el asesino tenía las llaves".

Santina lleva años repitiendo que a la investigación sobre la muerte del técnico de cámara, afincado en Madrid por amor tras casarse con Raquel Sánchez Silva, le falta muchas piezas: los rastros de cocaína en la orina de Mario, que luego desaparecieron de los análisis posteriores, una autopsia realizada en Madrid que dejó intactos los órganos internos, luego analizada en Palermo durante la exhumación, los proyectos que Mario Biondo estaba haciendo para su futuro, incompatibles con un suicidio. Y dos plumas más que descansaban sobre la librería permanecieron en su lugar, a pesar de que el estrangulamiento provocó espasmos que los consultores han comparado con movimientos producto de un terremoto, y esos inexplicables traumatismos en su frente.

El juez de instrucción reconoce que los magistrados han hecho todo lo posible y concluye que, en efecto, el tiempo ha afectado a la posibilidad de identificar a los asesinos. Menos delicado se muestra con los investigadores españoles: "En el momento del hallazgo del cadáver se deberían haber realizado actividades de investigación que no se realizaron", dice, subrayando "las innumerables contradicciones contenidas en las declaraciones de la viuda de Biondo".

images/banners/la-flamenca-de-borgona-banador-espana.jpg

"No me rendiré", dice la madre de Mario Biondo. Y, a través de la abogada Carmelita Morreale, se dirige a la Justicia: "Que nos ayuden a que se reabra el caso en España".

Mediterráneo Digital
Autor: Mediterráneo DigitalWebsite: https://www.mediterraneodigital.com/
Políticamente incorrecto. Información, noticias y actualidad. Desde 2010.

images/banners/juntos-por-espana.jpg