Pelea de gallos: Jason Bourne vs James Bond

♦ #StopCensura ¡Síguenos en Telegram!

Doug Liman es conocido por haber dirigido la primera película de la exitosa saga Bourne protagonizada por el actor Matt Damon, titulada El caso Bourne. El pasado 14 de enero estrenó una nueva película, Locked Down, que ha ido directamente a la plataforma HBO Max, que viene a ser lo mismo que HBO más un montón de canales adicionales. El film, que trata de una pareja que planea un atraco a los grandes almacenes londinenses Harrods, no es que esté recibiendo muy buenas críticas, y hasta hay quienes ya la han añadido a su quiniela de candidatas a peor película del año.

Puede que sea por promocionar la película, o puede que sea porque algo de razón tiene, pero la cuestión es que Liman ha saltado a la palestra estos días después de acusar a los creadores de Casino Royale, la película de 2006 con Daniel Craig como James Bond, de haberle copiado.

Según cuenta Liman para la publicación especializada Slash Film, siempre quiso hacer una película de James Bond, pero, como es americano y solo había hecho un par de películas pequeñas, le decían que nunca lo conseguiría. Así que hizo El caso Bourne en el 2002, y al poco salió Casino Royale que, para él, “totalmente copiaba el tono de Bourne”. El director vivió “un momento muy surreal, ya que hice Bourne porque en realidad quería hacer Bond, y resulta que entonces va Bond y copia a Bourne”.

Lo cierto es que cuando salió El caso Bourne, muchos bautizaron a Jason Bourne como “el James Bond americano”. Y cuando se estrenó Casino Royale, que venía precedida de algunas críticas de los fans más puretas de las películas de 007, muchos vieron claramente la influencia de la película americana.

La saga Bourne se ha caracterizado desde el principio, gracias en parte a la visión de Liman, por su ritmo y las escenas de acción; al contrario que muchas contemporáneas, en las películas de Matt Damon solo se utilizan dobles y trucos clásicos, nada de efectos especiales por ordenador. Eso da más autenticidad a la acción, aunque conlleva un considerable desgaste físico. Que se lo pregunten a Damon, que por lo que se le ha oído decir últimamente en las entrevistas, ya no tiene el cuerpo para más Bourne.

Cuando se anunció a Daniel Craig como el nuevo James Bond, hubo mucha gente que se llevó las manos a la cabeza, ya que lo veía demasiado musculoso y rudo. El último agente 007 había sido Pierce Brosnan, y siempre se había caracterizado por ser muy refinado y no bajar al barro. Casino Royale rompía con el estilo de sus predecesoras y se adaptaba a los tiempos con un producto nuevo y fresco… en la línea de El caso Bourne.

Casino Royale es la primera novela de Ian Fleming, el creador de James Bond. La película, como suele pasar, es una adaptación moderna de un libro que se publicó hace más de 50 años. Por ejemplo, en el libro, Bond juega al baccarat, mientras que en la película uno de los momentos cumbre es la partida de poker.

La relación de Bond con los casinos, como tantas otras cosas, está basada en la experiencia del propio Fleming. El autor británico pasó bastante tiempo en el Casino de Estoril (Portugal), muy frecuentado por la aristocracia europea. Estaba en calidad de espía británico, siguiendo al espía serbio Dusko Popov. Fleming fue agente del servicio secreto británico y, entre sus misiones, estuvo la de viajar a España en lo que se conoció como “Operación Goldeneye”.

El idilio entre Bond y los casinos es tal, que incluso hay una apuesta de ruleta que se llama “la apuesta 007”. En realidad, es una apuesta múltiple, a distintos números; al colocar las fichas en los distintos números se dibuja un 0-0-7 sobre el tapete. En la actual ruleta online también se puede hacer, solo habría que apostar a los mismos números (que son unos cuantos), aunque el 0-0-7 se formaría sobre un tapete virtual.

Además del casino, parece que otras aficiones de Bond como los coches, la buena vida o su fama de mujeriego también están basadas en la vida personal de Fleming.

Después de Casino Royale, que fue un éxito de taquilla y crítica, Daniel Craig ha repetido como Bond en hasta cuatro ocasiones más. La última es en la nueva entrega, Sin tiempo para morir; tendría que haber sido una de las películas de 2020, pero su estrenó se ha retrasado una y otra vez.

Matt Damon también se ha metido en la piel de un súper agente en cinco ocasiones. La última fue en 2016, en una película titulada simplemente Jason Bourne.

Las películas de Bourne están basadas en los libros que Robert Ludlum escribió en los años 80, una época con intrigas muy distintas a las que vivió Fleming como espía en los años 40. Ludlum creó un sello particular en sus thrillers que se ha mantenido incluso después de su muerte en 2001. Él escribió hasta 27 novelas, incluida la trilogía Bourne, pero se han publicado más libros sobre Jason Bourne bajo la marca Ludlum.

Damon no tiene mucho ánimo de volver a hacer de agente amnésico, pero los productores de la saga han prometido que habrá una nueva entrega con o sin él. La nueva película seguiría a partir de la trama de Treadstone, una serie en la misma órbita que se estrenó en 2019.


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.