¿Qué sigue para la industria de Casinos en Chile?

Los casinos de Viña del Mar han sido objeto de polémica en los últimos días debido a la situación de pagos que ha surgido con el casino Enjoy, que debe pagar a la Municipalidad de Viña del Mar unos 24 mil millones de pesos chilenos con el motivo de renovar su concesión como casino de la municipalidad.

El panorama abrió el debate sobre cómo debe manejarse el tema de la industria del entretenimiento, específicamente la de los casinos municipales que se encuentran en zonas de alto turismo. Lógicamente a la municipalidad y el Estado le conviene obtener parte de los ingresos para destinarlos a otros proyectos de desarrollo, mientras que los casinos a causa del COVID-19 y la cuarentena buscan sobrevivir.

Cada vez se hace más evidente que los casinos tradicionales deben comenzar a facturar en línea, crear una plataforma al estilo del Betsson Casino, donde puedan ofrecer sus juegos a todo tipo de clientes. Por supuesto, esto requiere una inversión que puede significar el tambaleo de muchos libros de contabilidad.

Situación Casino del Mar S.A (Enjoy)

En Chile, como en la mayoría de los países, los casinos son regulados a través de concesiones que le permiten operar en el territorio nacional. Las concesiones tienen periodos y tras acabarse cada uno la compañía de entretenimiento debe renovar la concesión por una cantidad de dinero considerable (pero mínimo en comparación a las cifras que ingresa un casino tradicional). No solo eso, cuando se trata de obtener el título como casino principal de una región, el lugar debe mejorarse a nivel estructural, modernizarse y actualizarse en todos los ámbitos.

Está claro que el 2020 no fue un buen año para la industria de juegos de azar, la cuarentena obligatoria a causa del COVID-19 los llevó a cerrar sus espacios. Los usuarios decidieron moverse a las tragaperras online para seguir divirtiéndose, pero esto no ayudó significativamente a casinos como Casino del Mar S.A de la compañía Enjoy.

Para junio del 2018, la Superintendencia de Casinos de Juegos (SCJ) le había concedido la licencia de operación como recinto de Viña del Mar a la sociedad Casino del Mar. La operadora tenía 18 meses para efectuar renovaciones y mejorar los diferentes salones de juego. Sin embargo, para el 2019 la compañía solicitó al ente regulador ampliar por un año más (12 meses) la entrada en operación del casino, que se convertiría en el máximo de prórroga legal.

La petición para extender la prórroga no fue bien vista porque una de las razones por la que se había escogido a Enjoy era porque no debían construir o iniciar obras desde 0 porque tenían el edificio municipal de la Avenida San Martín.

Los 12 meses extra fueron aprobados, pero la novela seguiría rodando. La empresa Casino del Mar afirmó el primer trimestre del 2020 que las remodelaciones se habían detenido por distintos motivos como la dificultad de movilización del personal, el riesgo sanitario por la pandemia y problemas con la cadena de abastecimiento.

Lo extraño para muchos es que la SCJ volvió a darle nuevamente prórroga al casino, uno de los que con más suspicacia vio el trámite fue Rodrigo González (PPD), presidente de la comisión investigadora de insolvencia de casinos, quien catalogó las prórrogas como sospechosa:

“Estas facilidades y esta forma permisiva que la Superintendencia en relación con la empresa Enjoy es sospechosa y no se han validado todos los antecedentes para que se proceda en la forma en la que está ocurriendo. La empresa debe pagar a la municipalidad los recursos que endeuda”, comentó.

La cartera de la empresa Enjoy en bancarrota

La situación de Enjoy no se remite únicamente a Chile, esta compañía internacional cerró indefinidamente sus operaciones en países como Argentina y Uruguay. Se plantea que la misma entre en quiebre y las pocas acciones que queden sean tomadas por accionistas minoristas que apostarán por revivir lo que era Enjoy. No obstante, las deudas millonarias de la compañía hacen que algunos se retiren de la mano.

Algunos atribuyen la caída de esta compañía tan importante más que al Covid-19, a lo caro que han pagado por algunos casinos como:

· El Conrad de Punta del Este
· El municipal de Coquimbo
· Viña del Mar
· Pucón
· Puerto Varas

La mayoría de estos adjudicados en el año 2018.

Actualmente Enjoy tiene tres grandes accionistas: Entretenciones Consolidades con un 34,4% de las acciones, Inversiones e Inmobiliaria Almonacid con 21,23% y luego BTG Pactual Small Cap Chile con 12,79%. El resto de las acciones las comparten en fondos bancarios e inversionistas.

Este desplome del casino ha puesto en tensión al resto de operadoras en la región, que seguro intentarán estar al día con sus concesiones.


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.