▶️ Una niña de 6 años se ahoga tras tragarse un nugget de pollo del McDonald's con mascarilla

nugget pollo mascarilla

♦ #StopCensura ¡Síguenos en Telegram!

Una niña de seis años estuvo a punto de morir atragantada comiéndose un nugget de pollo del McDonald's. Y no, por esta vez, y sin que sirva de precedente, no fue por la calidad de la comida ni porque fuera carne de paloma: el trozo de pollo escondía una desagradable sorpresa: un trozo de mascarilla contra el coronavirus en su interior. Se puede ver en un vídeo grabado por su madre y que ya se ha hecho viral.

Laura Arber es una mujer británica con cuatro hijos. Una de ellas se llama Maddie y tiene seis años. Una de sus comidas favoritas son los nuggets de pollo. Esta semana, fueron a comprar la cenar a un restaurante McDonald's de la ciudad de Aldershot (Inglaterra). Una quedada informal en familia que a punto estuvo de acabar en tragedia.

Un hombre de una etnia que no podemos decir muerde a una gaviota por robarle la comida del McDonald's

Al llegar a casa y ponerse a cenar, la pequeña Maddie empezó a atragantarse. Y lo que parecía simplemente un susto empezó a subir de revoluciones. La niña comenzó a ponerse azul porque no podía respirar

En un un acto casi instintivo, Laura introdujo los dedos en la garganta de su hija para provocarle el vómito y que echara el maldito trozo de pollo con el que se estaba ahogando. La sorpresa vino cuando lo que la niña expulsó fue un trozo de mascarilla quirúrgica.

Al principio Arber no pensó en los nuggets, hasta que descubrió que otra de las piezas presentaba un sospechoso tono azulado. La abrió, como se puede comprobar en el vídeo, y de su interior salió un nuevo trozo de mascarilla.

"Mi niña podría haber muerto. Era claramente una mascarilla. Se podía ver la costura y cómo de sólida era dentro de la comida", declaró la madre al medio británico The Sun

Laura decidió entonces acudir al establecimiento donde los había comprado, para hablar con el responsable. Según la versión del trabajador, los nuggets no se cocinan in situ en el establecimiento, y la sensación con la que se fue la británica no era la mejor: "Lo peor de todo es que continuaron sirviendo los nuggets", afirma.

Ante el revuelo originado, un portavoz de la multinacional señaló que "sentían mucho la experiencia vivida por esta clienta", añadiendo que la "seguridad de la comida es de suma importancia para la empresa".

"Hacemos mucho hincapié en el control de calidad, siguiendo estándares rigurosos para evitar imperfecciones. Cuando el problema fue contado a nuestro 'staff' nos disculpamos, ofrecimos un reembolso completo y pedimos a la clienta que devolviese el producto para investigar más a fondo la situación y aislarlo"

Un inmigrante sudamericano mata a un camarero de Burger King porque su comida 'tardaba demasiado'


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.