La exmujer de Rufián le declara su amor por las redes mientras él retoza con la portavoz del PNV
Última actualizaciónLun, 27 Ene 2020 10pm

Mediterráneo Digital | Gente y Televisión

La exmujer de Rufián le declara su amor por las redes mientras él retoza con la portavoz del PNV

mireia varela rufian

Gabriel Rufián empezó a ser conocido en España en noviembre de 2015, durante sus primeros actos de precampaña como candidato de los republicanos al Congreso de los Diputados. Desde entonces su política a golpe de tuit, que ha ido forjando en los últimos años a través de las la redes sociales, lo ha convertido en uno de los rostros más mediáticos de nuestra nueva política nacional. 

Así dio a conocer a la que era su pareja, Mireia Varela, una filóloga catalana graduada en Lengua y Literatura española, con máster en Lengua Española, Literatura Hispánica y Español por la Universidad Autónoma de Barcelona. Que paradoja, Rufián casado con una profesora de castellano.

Rufián cobra 85.719 euros del Estado español

Tras años de relación y un hijo en común, el dirigente independentista decidió poner punto y final al matrimonio, una situación que su pareja no llegó a encajar demasiado bien. Mientras parece que él, desatado en Madrid y convertido en un político de primera línea, ha pasado página junto a Marta Pagola, jefa de prensa del Grupo Vasco en el Congreso de los Diputados, Mireia sigue destrozada. Ella misma lo ha dejado escrito a través de un desgarrador post publicado el día de Año Nuevo en su perfil de Twitter

"Despedí 2018 llorando sabiendo que perdía al amor de mi vida. Le lloré todos los días, tardes y noches. Le supliqué mil perdones y desee cada hora su vuelta. Centenares de noches en vela. Sufrimiento inconmensurable. Aislamiento del mundo. Dolor a la gente que me rodeaba. Incomprensión del prójimo, terapias y medicación. Discusiones sin fin. Dolor, dolor y más dolor.

He despedido 2019 llorando sabiendo que ya no podré recuperarle. Lloro en este 2020 por perder al amor de mi vida, al que escogí como padre de mi hijo, a mi mejor amigo, a mi apoyo incondicional, a mi alma gemela, a mi amante fiel, a mi eterno defensor, a mi paciente protector, a mi infatigable luchador por mí, a mi sueño de familia ideal. No he perdido a una persona en mi vida, he perdido parte de mí misma en él. Hay cosas que el tiempo no puede curar, ni ocultar, ni cicatrizar. Hay heridas eternas. Hay amores que no mueren. Hay personas que no se olvidan. Hay momentos que no se superan. Hay errores que no se perdonan. La felicidad ni se busca ni se alcanza ni se encuentra, se construye. La vida son batallas; a veces hay que luchar y otras hay que saber rendirse. Y yo me rindo".

Al final resultará que el malote de Rufi es todo un latin-lover.

Rufián se separa y se apunta a un gym de pijos para convertirse en el empotrador del Congreso

Titulares de portada

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.