Avalanchas de niños rata colapsan un centro comercial para ver a Kiko Rivera y Omar Montes de Reyes Magos

♦ #StopCensura ¡Síguenos en Telegram!

Cuesta creer que las fotos se hayan tomado este 2 de enero, pero así es. Personas agolpadas en torno a un pequeño escenario en el interior del centro comercial marbellí La Cañada, mientras otras tantas observan la escena desde la barandilla del nivel superior. Con la que está cayendo.

El revuelo no lo traía otro motivo que el de ver a los cantantes Kiko Rivera y Omar Montes y al periodista del coroazón Luis Rollán como Los Reyes Magos y a la televisiva Fani Carbajo, de La Isla de las Tentaciones, como la «Estrella de Oriente».

Se ve que la mejor manera de definir la situación es esa, la de tentación. Tanto a nivel de los asistentes, en mitad de una auténtica bulla; como de la propia organización, a la que, a tenor de las fotografías y vídeos que inundan las redes sociales, le ha podido más el escaparate que las restricciones que la lógica (y las autoridades) imponen ante la pandemia del coronavirus.

Y es que, a pesar de que el público lleva visiblemente la preceptiva mascarilla, se ha previsto una zona de asientos limitados y de que el aforo del citado centro comercial posiblemente permite más personas de las congregadas, la distancia de seguridad queda claramente en entredicho.

El propio Kiko Rivera, encarnando al Rey Melchor, aseguraba que se trataba de un evento sin público, lo mismo que figura en el cartel anunciador. Se preveía una conexión con «Viva la vida», el magacín vespertino de Telecinco; y lanzar algunos mensajes de ánimo y alegría. Sin embargo, el resultado ha sido bien distinto. Somos un país de frikis.

Es más, el Ayuntamiento de Marbella ha hecho público en sus canales oficiales el desalojo de La Cañada. A través de la Policía Local y Nacional se ha paralizado el acto por exceso de aforo. El Consistorio ha recalcado que tanto la organización como el propio centro comercial han cooperado a tal respecto. De hecho, poco después era la propia dirección de La Cañada Shopping las que pedían «sinceras disculpas ante todos los ciudadanos».

Según explican, se habían contemplado medidas de seguridad sanitaria, que no se han podido cumplir «por el comportamiento de algunos fans» y, sobre todo, «debido a la popularidad de los integrantes». Fue la propia organización la que recurrió a las fuerzas de seguridad para poner fin antes de tiempo a un evento que, en vez de navideño y familiar, ha terminado por ser de lo más polémico.

Miles de gilipollas en avalancha para inaugurar la tienda ALiExpress en Madrid


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.