¿Por qué envejece la piel y qué podemos hacer para cuidarla?

Mediterráneo Digital | Gente y Televisión

¿Por qué envejece la piel y qué podemos hacer para cuidarla?

piel cuidados

El envejecimiento de la piel es uno de los aspectos que más nos preocupan, no solo a las pieles más maduras. Ya que las más jóvenes cada vez tienen una mayor preocupación por el estado de su piel, gracias a la concienciación que hay hoy en día sobre la importancia de su cuidado.

Pero, realmente, ¿por qué motivos envejece la piel? Es importante conocer estos motivos, porque así, podremos actuar para frenar el envejecimiento cutáneo, retrasar la aparición de arrugas y evitar las manchas provocadas por el sol.

¿Por qué envejece la piel?

En términos científicos, la piel envejece porque las células dejan de acordarse de cuál es su función y pierden su propia identidad celular. Esto, provoca que también olviden cómo regenerarse y, por ello, su función se ve alterada, afectando al tejido.

Sobre todo en las pieles maduras y personas mayores, el tejido deja de cicatrizar adecuadamente. Además, la barrera protectora de nuestra piel frente a agentes externos deja de ser efectiva, provocando infecciones de la epidermis y otros tejidos cutáneos.

Otro de los motivos por los que envejece la piel, es la pérdida de colágeno. Esta deficiencia, es la que provoca que la piel empiece a perder su elasticidad y su volumen, los dos signos que más intentamos evitar cuando aplicamos tratamientos antiedad.

¿Cómo podemos cuidar nuestra piel?

1. Protege tu piel del sol

Numerosos estudios, han demostrado que el protector solar es la mejor crema antiarrugas que existe. Ya que una exposición excesiva al sol provoca el envejecimiento prematuro de la piel y la aparición de manchas, entre otros daños cutáneos.

Por este motivo, es importante utilizarla los días de sol, pero también los días nublados o durante el invierno. Ya que, aunque no los veamos, los rayos dañinos del sol impactan igualmente en nuestra piel los días de menos sol.

2. Utiliza los cosméticos que se adapten a tu tipo de piel

Aunque cuando somos jóvenes y empezamos a cuidar nuestra piel podemos emplear productos de cosmética generales “para todo tipo de pieles”, con el paso del tiempo, debemos empezar a prestar más atención a nuestra piel para saber qué necesita exactamente.

Para ello, es importante saber si nuestra piel es seca, grasa o mixta y, en función de esto, utilizar los productos que realmente den a nuestro tejido cutáneo los aportes extra que necesita.

No solo en la piel del rostro, también en la del cuerpo. Prestando especial atención en los pies, las manos y el contorno de los ojos, que a menudo necesitan cuidados y cremas mucho más específicas.

3. Mantén tu piel hidratada

Con esto, no nos referimos a las cremas hidratantes (aunque es el producto básico para el cuidado de la piel), sino a beber la cantidad de agua que nuestro organismo necesita (al menos, un litro y medio diario).

En muchas ocasiones, solo bebemos cuando tenemos sed. Y, en realidad, esta es una mala señal; ya que cuando se nos reseca la boca y tenemos ganas de beber agua, es porque nuestro cuerpo está deshidratado.

Para mantener nuestra piel hidratada y evitar su envejecimiento prematuro, tenemos que beber agua antes de tener sed. Un consejo, es tener siempre una botella de agua cerca y beber cuando la veas. De esta forma, será más fácil acordarte de beber agua, tu piel no llegará a estar deshidratada y será elástica durante mucho más tiempo.

4. Sigue una dieta sana y equilibrada

La dieta que sigamos y los alimentos que tomemos influyen notablemente en el estado de nuestra piel. Algunos alimentos que puedes añadir a tu dieta para mejorar el estado de tu piel, son:

- Chocolate negro con alto porcentaje de cacao: ¿sabías que el cacao puro contiene niveles altos de flavonoides? Que ayudan a mantener hidratada tu piel, además de darle un aspecto más suave.
- Verduras verdes: sus antioxidantes ayudan a proteger a nuestra piel de los efectos negativos del sol.
- Yogur natural: este alimento es rico en vitamina B, que ayuda a que la piel esté hidratada. También es perfecto para que el pelo y las uñas se fortalezcan.
- Salmón y aguacate: gracias a los aceites naturales de estos dos productos, tu piel se verá mucho más luminosa.

¡Añade estos alimentos a tu dieta y notarás una gran mejoría en el estado de tu piel!

5. Practica deporte

Uno de los grandísimos beneficios de hacer deporte, es que practicarlo ayuda a que nuestra piel se mantenga tersa y joven durante mucho más tiempo.

Además de que practicar deporte hace que mejore la circulación sanguínea de nuestro cuerpo y, con ello, la piel reciba más oxígeno y nutrientes; el sudor provoca un aumento de la temperatura cutánea y ayuda a eliminar la suciedad de la piel. Por este segundo motivo, hacer deporte es sobre todo beneficioso para personas con acné.

Por otro lado, el deporte mejora el tono de nuestra piel (hace que la piel sea mucho más uniforme) y disminuye las ojeras. Esto es debido a que el ejercicio físico nos ayuda a reducir el estrés, proporcionando un mayor descanso por las noches.

Tras este listado de consejos que te ayudarán a mantener tu piel mucho más sana, ¡solo queda ponerlos en práctica! Ya que, aunque es inevitable la aparición de arrugas a cierta edad, si prestas atención a tu piel y sus necesidades, podrás retrasar el envejecimiento cutáneo considerablemente.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.