Isaac Roffe, el exnovio de Falete, de la fama en televisión a dormir en la calle

♦ #StopCensura ¡Síguenos en Telegram!

Isaac Roffe se hizo famoso por ser pareja de Falete y por denunciar un autosecuestro. Doce años después, ha pasado por la cárcel, duerme en la calle, no tiene dinero y bebe demasiado.

En la historia del mundo del corazón de las últimas dos décadas han salido personajes que bien podrían haber aparecido en La parada de los monstruos (1932) de Tod Browning. Entre ellos figura Isaac Roffe (36 años), alias Caballito de mar, que en 2008 se hizo famoso por ser pareja del cantante Falete. Doce años después, el joven duerme en la calle, no tiene apenas dinero, camina somnoliento, está desaseado, bebe demasiado y come como un pajarito. Lo publica el diario El Mundo.

Antes de llegar la hecatombe, ambos alardeaban y paseaban su amor por toda España. El cantante le daba al abanico parapetado tras sus gafas de sol alegando que había encontrado al hombre de su vida, mientras que Caballito se frotaba las manos porque los billetes violetas llovían sin cesar. Pero había que seguir llenando la caja. ¿Por qué no idear una historia rocambolesca para vender por los platós?

Isaac se inventó la historia de su secuestro. Al principio, decía que le había raptado después de que le amenazaran con una navaja, pero luego, ante el revuelo originado, confesó a la policía que se había autoraptado para dar publicidad a su novio. Llegó a confesar que fue algo pactado para que la historia la vendiera Falete junto a su representante. Los enamorados rompieron y empezó el cruce de acusaciones y la guerra en televisión.

El chico, sediento de fama, llegó a reconocer que no era homosexual, que había sido "hechizado" por el cantante, al que veía como una mujer. Le echó tanto morro que en el colmo de lo bizarro, incluso protagonizó un single surrealista titulado Que me secuestran, que presentó en Antena 3 en el famoso DEC 'Dónde estás corazón' junto a María Patiño, Antonio Montero o Gema López. Tras unos años desaparecido de la primera línea mediática, pero con hambre de fama, Caballito volvió a ser fagocitado. En 2017 empezó el descenso a los infiernos. Su ex novia Sonia le acusó de haberle maltratado y le denunciaron por un supuesto fraude, por lo que pasó cuatro meses en la prisión de Sevilla 1.

Probablemente la sangre no le riegue bien el cerebro porque junto al siguiente novio del cantante de copla y flamenco, Antonio Aguilera, protagonizó una película de alto voltaje donde tenían sexo con una transexual disfrazada de Falete. Se hizo actor porno y grabó una película junto a otra petada, Desiré, el enésimo juguete roto de la factoría de Gran Hermano.

Ahora, deambula por las calles de Sevilla, con un aspecto deplorable. Solo, desorientado. Totalmente demacrado. Sin presente y sin futuro. Y sigue vivo porque respira.


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.