¿Qué tipo de líderes necesita el mundo empresarial?

♥ SÍGUENOS EN TELEGRAM

El liderazgo empresarial es un fenómeno que cada vez cobra mayor importancia y diferenciación en la gestión de un negocio. El resultado de una empresa reconocida con elevados niveles de competitividad tiene, entre otras muchas cosas, también que ver con el estilo y calidad de dirección de quien está al mando del timón del negocio. Sin lugar a dudas, cada organización requiere plantearse y adaptarse a una serie de estrategias para contar con el perfil de líder con habilidades y competencias deseadas. Por otro lado, se debe tomar en cuenta la experiencia y trayectoria de quien ejerce un liderazgo efectivo a lo largo del tiempo así como el tipo y tamaño de empresa en la que se desenvuelve.

Importancia de un liderazgo empresarial efectivo

Diferentes estudios sobre las tendencias en la gestión del capital humano reflejan que las empresas se preocupan de forma estratégica en la creación de vínculos de pertenencia entre los empleados. De esa manera, es posible cumplir efectivamente los objetivos organizacionales con resultados positivos, en ambientes de trabajo en los que prima la empatía, la colaboración y el espíritu de trabajo en equipo.

Para que todo lo anterior siga un curso normal en las empresas, es necesario invertir recursos para contar con un equipo humano con habilidades suficientes para hacer frente a situaciones que puedan afectar de forma directa a la empresa o indirectamente a sus puestos de trabajo. Se espera tener un recurso humano altamente motivado para lo cual hace falta el ejercicio y visión de un líder efectivo en el entorno empresarial.

Sin lugar a dudas, las propias organizaciones son las que gestan y ayudan a formar al líder con las habilidades y competencias específicas que necesitan. Existen diferentes perfiles de líderes y, por supuesto, cada uno con una clara diferencia a la hora de tomar una decisión, en la forma en que se relacionan con sus grupos de colaboradores así como en el desempeño que tienen en su puesto de trabajo a nivel directivo.

Modelos y estilos de liderazgo empresarial

En cuanto a los modelos de liderazgo, es importante saber diferenciar entre ser jefe y ser líder. Es decir, el líder por lo general está rodeado de un equipo de trabajo que son sus fieles seguidores, en cambio, un jefe o director tiene empleados que están bajo su mando. A su vez, también hay que tomar en cuenta los diferentes estilos de liderazgo que pueden estar presentes en la mayoría de las empresas, entre los que se pueden señalar:

Liderazgo autocrático: Este tipo de líder se empeña de forma autoritaria en tener conocimiento y control de todo lo que acontece en su entorno de trabajo. Le gusta demostrar y sentir que tiene poder único para la toma de decisiones sin tomar en cuenta la opinión de los demás. Crea un ambiente tenso de trabajo y relativamente organizado.

Liderazgo democrático: Para este perfil de líder, el equipo humano es la base principal y razón de ser en la empresa. Propicia un ambiente participativo con trabajadores altamente motivados ya que todas las opiniones son tomadas en cuenta, aunque el líder es el responsable final de las mismas.

Liderazgo “laissez faire”: El término laissez faire traducido del francés significa “dejar hacer”. En la práctica, este líder asigna responsabilidades y deja que los empleados desarrollen libremente su trabajo sin tener control sobre los mismos. Se favorece a tener un clima de trabajo positivo con el riesgo de que al no existir el control necesario surjan conflictos y malentendidos.

Liderazgo transaccional: Bajo este estilo, se establecen relaciones entre el líder y sus seguidores en un marco de premios y castigos

Liderazgo transformacional: En este caso, se parte del hecho que el líder tiene capacidad y solvencia para modificar y mejorar las condiciones y circunstancias en las que los empleados desarrollan su trabajo. Fomenta las iniciativas en un ambiente clima laboral positivo y sirve como modelo de inspiración para los colaboradores.

La formación como factor clave para desarrollar el liderazgo empresarial

Visto todo lo anterior, es evidente que no es sencillo desarrollar uno u otro modelo y estilo de liderazgo de un día para otro. Es un proceso que requiere tiempo y práctica. Por ello, está más que demostrado que la formación tiene un impacto directo al momento de forjar el perfil de un líder que no necesariamente nace sino se hace a lo largo del tiempo por medio de las diferentes experiencias de tipo personal, profesional y/o empresarial que le toca vivir.

Las empresas centradas en el desarrollo del talento de su recurso humano, diseñan y asignan recursos para poner en marcha planes de acción formativa para que los empleados aprendan a identificar sus fortalezas y debilidades directamente relacionadas con sus puestos de trabajo con el objetivo de mejorar su rendimiento laboral.

Como las organizaciones no podrían existir sin líderes y las habilidades de tipo personal que se requieren para ser un buen líder son posibles de aprender y desarrollar, un importante número de empresas, profesionales, directivos y emprendedores prefieren apostar por programas de formación, por ejemplo, a nivel de Máster que se enfoquen en la gestión y dirección de empresas. Sin embargo, es importante analizar con detalle aquellos que hacen especial énfasis en la posibilidad de desarrollar de forma transversal las habilidades de liderazgo en busca de una eficiente gestión de las diferentes áreas funcionales de la empresa y de la organización en su conjunto.

Un MBA, sinónimo de liderazgo empresarial

Cursar un Máster en Administración de Empresas – MBA, ofrece la posibilidad de optar por una formación idónea para desarrollar habilidades y competencias propias del líder actual y futuro con una visión integral que demanda el mundo de los negocios.

España en general se caracteriza por contar con una amplia oferta formativa de MBAs en diferentes Escuelas de Negocios con prestigio reconocido a nivel nacional e internacional. De todas ellas y después de consultar con más detalle la oferta en las diferentes ciudades españolas, Madrid es la capital que por excelencia concentra a un gran número de centros y escuelas que año tras año acogen a estudiantes de las principales áreas de influencia local, nacional, así como de otros países europeos y latinoamericanos.

En Madrid es posible encontrar Másters en Administración y Dirección de Empresas con elevada calidad de programas y a precios competitivos. Entre ellos, destaca la Cámara de Comercio con su oferta del MBA en Madrid, más información en la página web, con un programa académico completo, atractivas condiciones económicas y excelente equipo docente. Un profesorado que es capaz de transmitir su experiencia profesional y directiva, sirviendo además de inspiración en el desarrollo del talento y competencias de los futuros líderes empresariales.

Destacar en el mundo empresarial

El hecho de tener un título en MBA permite acceder a puestos directivos en importantes empresas de los diferentes sectores de actividad. Lo anterior, ha supuesto, en muchos casos, un crecimiento importante y mejora de resultados de las compañías.

Un Máster MBA, está considerado las empresas en general y las agencias de selección, en particular, como el mejor valorado para ocupar puestos de liderazgo empresarial debido a las siguientes características:

  • Enfoque en el espíritu de equipo. Un líder no funciona solo, sino que, necesita contar con un equipo de trabajo con quien diseñar y ejecutar un proyecto.
  • Desarrollo de la organización para aumentar la rentabilidad. A lo largo de un proyecto o dirección de un negocio hay que planificar, tener unas competencias en la gestión de inventarios y de las compras, gestión de la calidad del producto y de la logística. Todo eso, con un fin preciso, aumentar la rentabilidad de la empresa en entornos globales y cada vez más complejos.
  • Liderazgo con sentido del propósito y compromiso. Basado en un liderazgo transformador se sabe cuál es la misión de un líder en la gestionar el talento humano que lo acompaña. Un líder se encarga de crear una estrategia y transformar esta idea. Con lo cual, se crea un valor del sentido de propósito y de compromiso hacia la empresa y el resto de sus colaboradores.
  • Reflexión y poder creativo en la toma de decisiones. Liderar un equipo no es cosa fácil, por eso, es necesario fortalecer ciertas competencias y habilidades con formación continua. En el momento de concebir un proyecto o idea de negocio, es fundamental reflexionar y tener un espíritu creativo para destacar ante el resto de empresas de la competencia.

Un MBA permite al futuro líder enfocarse en actitudes y aptitudes que respalden una dirección empresarial con unas técnicas eficientes de gestión. Asimismo, el hecho de conocer y aprender la dinámica de los distintos departamentos que forman la empresa, animan a la toma de decisiones en situaciones de incertidumbre y riesgo.

Un verdadero líder debe actuar con profesionalidad, seguridad, coherencia, precisión y rigurosidad. Con ese elevado perfil competitivo reúne todas las condiciones para ocupar un puesto directo en cualquier empresa nacional o internacional.

Autor: Irene Franco

Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.