Requisitos para acogerte a la Ley de Segunda Oportunidad

♥ SÍGUENOS EN TELEGRAM

La Ley segunda oportunidad se aprobó mediante Real Decreto-ley 172015, de 27 de febrero y ofrece una serie de ventajas a las personas físicas que no pueden hacer frente a sus deudas. Este mecanismo, que está habilitado en la Ley Concursal, tiene la capacidad de condonarlas si se cumplen una serie de requisitos.

La posibilidad de estar exento del pago de las deudas se consigue a través de una tramitación previa judicial. Podría iniciarse un concurso de acreedores según el origen de estas y la actividad empresarial o profesional del acreedor. No obstante, siempre nos podemos poner en manos de profesionales como Kubo Legal para resolver este tipo de problemas.

¿Qué requisitos legales se solicitan en la Ley de la Segunda Oportunidad?

Inicialmente, este tipo de procedimientos comienzan mediante un acuerdo extrajudicial de pagos a través de un mediador concursal. No obstante, si esta acción no fuera exitosa, habría que iniciar un proceso donde se precisa de un abogado y procurador. Finalmente, será el juez quien determine la resolución con el perdón de las deudas si se demuestra la buena fe.

De forma resumida, estos son algunos de los requisitos que se necesitan para poder iniciar este tipo de procedimiento:

  • En primer lugar, en este tipo de concurso, el deudor no tiene que haber sido declarado culpable, dentro de los dos años anteriores a la fecha de declaración del concurso. Se entendería que hay una culpa grave si no se cumpliera con las obligaciones si tuviera solvencia o no hubiera colaboración con el juez o la administración concursal para esclarecer la contabilidad.
  • El deudor no ha tenido que ser condenado por delito contra el patrimonio, falsedad documental, hacienda pública, la Seguridad Social o contra los derechos de los trabajadores en los 10 años anteriores a la declaración del concurso.
  • Se tendría que haber celebrado un acuerdo extrajudicial de pagos según lo previsto en la Ley Concursal y haber pagado, al menos, el 25 % del crédito ordinario.
  • Finalmente, también se establece que el deudor ha tenido que pagar las obligaciones contraídas tras la declaración del concurso. Asimismo, no debería haber rechazado ofertas de empleo adecuadas en los cuatro años anteriores y aceptar su inclusión en el Registro Público Concursal durante un plazo de cinco años.

Además, se contempla que los acreedores que no se vean favorecidos siempre podrán proceder a la Reparación de deudas. Estos podrán pedir la revocación del beneficio que presenta esta alternativa siempre y cuando se puedan constatar los ingresos, bienes y derechos del deudor en los cinco años siguientes o la situación mejorase.

Por lo tanto, la liberación de estas cargas permite que el deudor comience nuevas iniciativas empresariales sin tener que atender a pagos anteriores o sufrir embargos que frenen la nueva actividad.

En resumen, hay empresas como Repagalia que son de gran ayuda en casos como estos. En muchas ocasiones, las deudas suponen un bloqueo, no solo económico, sino también mental, que nos impide ver más allá y frena nuevas oportunidades. Ahora puedes volver a empezar.

Autor: Irene Franco

Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.