¿Hipoteca variable o fija? ¿Cuál escoger?

Una de las cosas primordiales que hay que tener en cuenta a la hora de plantearnos adquirir nuestra primera propiedad es escoger el tipo de préstamo hipotecario que mejor se adapte a nosotros y a nuestro bolsillo. Optar por una hipoteca con mejores condiciones no solo será la opción más inteligente, si no que largo plazo nos evitará desembolsar más dinero de lo que realmente. Recopilamos toda la información posible gracias y de la mano con Finanttis

Tipos de hipotecas

Según el tipo de interés aplicado al préstamo, podemos encontrar tres tipos diferentes de hipotecas: 

Honey Girls Club

Hipoteca variable: Al decantarnos por una hipoteca de tipo variable, el importe a pagar en cada cuota variará según lo haga un índice de referencia, siendo más común que este sea el euríbor. Este tipo de interés puede ser actualizado por nuestro banco cada seis o doce meses, por lo que el importe de nuestra cuota podría bajar o subir. 

Hipoteca fija: Las más escogidas debido a la seguridad de pagar la misma cuota durante lo que dure el préstamo hipotecario, suban o bajen los diferentes tipos de interés del mercado. En este tipo de hipoteca el interés no está ligado a ningún índice de referencia, como pasa en la de tipo variable. 

Hipoteca mixta: Es la combinación del funcionamiento de las de tipo variable y fija, es decir, durante un determinado periodo de tiempo se paga una cuota fija para después aplicar un tipo de interés variable. 

Diferencias entre hipoteca de tipo fijo o variable

La principal diferencia, y la más importante, es que una hipoteca fija nos aporta la seguridad de pagar la misma cantidad de dinero durante los años que dure el préstamo. Esto es algo que, en estos años de tantos cambios en la economía, significa seguridad y tranquilidad a pesar de tener que pagar una cuota mayor en los primeros años del préstamo hipotecario. 

The Play Clubs

Por su parte, en la hipoteca variable pagaremos una cuota inicial menor, pero esta estará ligada a las variaciones del euríbor cada año hasta acabar de abonar la cantidad total del préstamo. Si no contamos con holgura económica y/o un colchón financiero para poder hacer frente a posibles subidas excesivas de la cuota, no es recomendable decantarnos por esta opción. 

¿Cuándo conviene elegir una hipoteca de tipo variable?

Escoger entre estas opciones de préstamos hipotecarios es una decisión muy importante, especialmente en estos momentos de tanta incertidumbre en la economía. Actualmente el euríbor está cotizando en positivo, con una previsión de subida al alza debido a la subida de los tipos de interés del Banco Central Europeo; para poder hacerle frente a toda esto, los bancos han optado por mejorar las condiciones de las hipotecas variables y encarecer las de tipo fijo. 

Entonces ... ¿cuál es la que deberíamos escoger? Esto dependerá de la situación económica de cada uno y de la posibilidad de hacer frente a los diferentes imprevistos que puedan surgir. 

Es mejor una hipoteca variable: Si deseamos pagar una cuota menor a corto plazo y no nos importe que esta vaya variando a lo largo de los años. 

Es mejor una hipoteca fija: Si deseamos pagar siempre lo mismo, sin que nos importe que nuestra cuota sea un poco más cara durante los primeros años.

Autor: Andrés Lorenzo

Recetas Fitness

Últimas noticias