¿Es posible acceder a una hipoteca sin ahorros?

¡Síguenos en Telegram!

Durante la época anterior a la burbuja inmobiliaria no eran extrañas las hipotecas que cubrían el 100 % del coste de la vivienda, algo que se terminó cuando la crisis estalló.

Desde entonces, los bancos han sido muy estrictos con las hipotecas, de manera que solo financiaban el 80 %, aunque ahora están volviendo a conceder el 100 % en algunos casos.

Solo necesitamos ahorros para los gastos de la hipoteca

La hipoteca sin entrada requiere menos ahorros, al darnos el 100 % de lo que vale el inmueble, pero lo cierto es que sí que debemos tener algo de dinero, pues hay que hacer frente a una serie de gastos.

Tendremos que pagar al tasador de la vivienda, al notario, al banco por constituir la hipoteca y al registro de la propiedad, en donde hay que hacer el desembolso mayor. Las cantidades varían según la cuantía de la hipoteca, pero deberíamos disponer de un 10 % del precio de compra para afrontar todos estos gastos.

Eso sí, no vamos a necesitar aportar ni un céntimo de entrada, solo firmar la hipoteca y entrar a vivir en nuestra nueva casa.

¿Cómo podemos conseguir este tipo de hipotecas?

Para que un banco nos conceda una hipoteca del 100 % de la vivienda tenemos que cumplir una serie de exigencias, que se resumen en mostrar solvencia.

Las entidades financieras han aprendido de lo que pasó hace unos años. Ahora piden muchos requisitos para otorgar una hipoteca y son estrictos a la hora de dar el 100 % del valor de una vivienda.

Por ejemplo, van a mirar con lupa nuestro historial financiero así como nuestros ingresos, pidiendo que en casa entren dos nóminas si lo que cobramos a fin de mes no es mucho según su opinión.

Además, es posible que aunque presentemos una nómina elevada nos requieran un aval, mientras que nuestro contrato de trabajo deberá ser antiguo y en un puesto que nos proporcione estabilidad.

El banco no se quedará ahí y además de pedir que entreguemos un certificado de deuda cero, exigirá una gran vinculación con la entidad en forma de seguros, tarjetas, inversiones, etc. Estos son gastos “encubiertos”, que hay que tener en cuenta cuando calculemos el porcentaje de nuestro sueldo que vamos a dedicar a pagar nuestra hipoteca.

Con un asesor el proceso será más sencillo

Que nos concedan este tipo de hipoteca no es nada fácil, ni siquiera con una buena nómina, por lo que la mejor decisión es pedir ayuda a un especialista. Con la ayuda de un asesor hipotecario es más fácil que nos den una hipoteca del 100 %, incluso si estamos en el límite a la hora de cumplir algún requisito.

Estos asesores no suelen cobrar nada si no consiguen que nos concedan un préstamo hipotecario y son los más indicados para aceptar nuestra petición con las mejores condiciones, pues son expertos en negociar con bancos.

Eso significa que el precio que nos cobran va a ser una buena inversión, pues además de lograr que nos aprueben la hipoteca que necesitamos, sus negociaciones harán que nos ahorremos mucho dinero a lo largo de la vida del préstamo.

Los bancos han comenzado a conceder hipotecas por el 100 % de la vivienda, pero los requisitos que piden son casi inalcanzables a no ser que contemos con la ayuda de un mediador especializado, que negociará con el banco para obtenerla en las condiciones más favorables.

Autor: Irene Franco

Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.