Mediterráneo Digital | Finanzas

Hacienda somos todos pero, ¿con qué partido pagaré menos impuestos?

elecciones 28a

Estos días de campaña electoral son pura delicia de debate político para la sociedad española. ¿Quién de nosotros no se ha sentado en la terraza del bar del barrio a solucionar con amigos y unas cañas el mundo? Por supuesto, se escucha de todo. Que si la señora que está comprando a la frutera dice que votará a Pedro Sánchez porque le parece el más guapo. Otro del Partido Popular de toda la vida a Casado porque le recuerda a Aznar. Un chaval en sus treinta bien entrados a Rivera porque hay que darle la oportunidad. Algún valiente que perdidos al río vota por VOX para ver si de verdad cambian las cosas u, otro igual de valiente pero de signo opuesto a Podemos, para defender a los obreros que socialistas aburguesados dejaron de representar. Para qué engañarnos, los españolitos votamos a quien nos da la gana y muy poquitos tenemos en cuenta las medidas que de verdad se ponen sobre la mesa. Quizás sea la hora: analicemos cómo va a afectar, al menos a nuestros bolsillos, el gobierno que salga elegido el próximo 28-A.

Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas

Una de las grandes preocupaciones al recibir la nómina al final de mes es cuánto nos quedará después de pagar al fisco y a la Seguridad Social. Por ejemplo, este 2019 que declaramos las rentas de 2018, contamos con un tipo máximo en IRPF del 45% si ganamos por encima de los 60.000 Euros -y llega al 48% en las regiones con el tipo autonómico más alto-. ¿Sabían que somos de los países europeos con el tipo impositivo más alto, tan sólo detrás de Países Bajos o Francia? Por ello, ¿con qué partido pagaríamos menos por nuestras rentas del trabajo?

[El Gobierno dispara todos los impuestos para poder pagar ayudas sociales]

Depende de muchas circunstancias, como cuáles sean nuestras rentas, nuestra situación personal y familiar o dónde residamos. VOX propone un tipo único fijo del 20% hasta los 60.000 Euros y 30% para rentas superiores, además de un incremento de la exención del mínimo personal y familiar a 12.000 Euros, por lo busca beneficiar a las familias –con independencia de si son ricas o humildes- y personas con ingresos altos.

El PP propone una bajada del tipo máximo por debajo del 40%, lo que significaría respetar el tipo medio que pagamos hoy en día, salvo para las rentas altas que tributarían un 5% menos. Asimismo, abogan por una deducción para menores de 35 años y familias con al menos 1 hijo, o la compatibilidad de la percepción de una pensión de jubilación con una actividad laboral o profesional, lo que favorecería a la población que según las encuestas del INE se encuentran en situación de mayor desempleo y riesgo de pobreza.

Ciudadanos también propone una disminución del IRPF a familias con hijos o del tipo máximo, aunque sólo concreta que esa bajada sería del 60% para los habitantes de zonas rurales. Como no podía ser de otra manera, el PSOE propone aumentar los equipos de inspectores fiscales y prohibir las amnistías fiscales.

[El Gobierno aumenta la cuota de autónomos para poder cubrir el gasto en ayudas sociales]

Por su parte, destaca que Unidas Podemos continua en una utopía paralela: pide incrementar hasta el 47% o 55% el IRPF para rentas de más de 100 mil o 300 mil euros anuales. Vamos, que los ricos (que no son tantos) trabajen de cada dos días, uno para el Estado. Llama aún más la atención el hecho de que deseen eliminar el régimen de impatriados (recordemos, aquellos profesionales de alto nivel que vienen a España a trabajar con un tipo más bajo sí –igual que en sus países de origen- pero favoreciendo un posicionamiento más internacional a nuestras empresas).

La gran red de autónomos

Los partidos políticos también han ofrecido grandes promesas al colectivo de más de 3 millones de personas que forman los autónomos en nuestro país. VOX aboga por una cuota cero si sus ingresos no superan el Salario Mínimo Interprofesional (SMI), y si la superan, de 50 euros que se iría incrementando progresivamente en función de sus ingresos; además de una bonificación plena si el autónomo estuviera de baja. El PP, entre otros cambios, propone una cuota reducida si no se excede el SMI, una ampliación de la tarifa plana de 12 meses más y extensible a mayores de 52 años, parados de larga duración, menores de 30 años, víctimas de violencia de género o discapacitados por encima del 33%.

[¡Nos fríen a impuestos! El Gobierno cobrará 30 euros a cada español que consuma contenido digital]

Ciudadanos busca una igualación entre asalariados y autónomos a efectos del derecho a paro y prestaciones, o exenciones de la cuota si por ejemplo se tienen hijos. Además, pretenden la agilización tanto administrativa (que se abra una empresa desde el móvil en 24 horas) como financiera (no adelantar el IVA por facturas sin cobrar u que la Administración pague siempre en 30 días). El PSOE también busca reducir las trabas y cargas administrativas y fiscales pero combatiendo primero la economía sumergida: modificando su Régimen Especial para que coticen de acuerdo con sus ingresos reales. Esta lucha contra el fraude es también enarbolada por el programa de Unidas Podemos.

Impuesto sobre Sociedades

Los partidos situados en el ala derecha, como VOX o el Partido Popular, buscan su reducción, respectivamente, al 20% (15% para pymes) o por debajo de ese 20%. Ciudadanos propone una reforma que elimine las operaciones de ingeniería fiscal o que permita a las pymes pagar tipos menores que los de las grandes empresas. Por su parte, el PSOE propone la mejora de los incentivos fiscales para que se invierta en I+D+i.

[Google monta su nueva central en Portugal tras descartar España por su presión fiscal]

Unidas Podemos prefiere recuperar la recaudación del impuesto para que una empresa nunca tribute menos del 15%. Destaca como el PSOE quiere introducir un impuesto a las transacciones financieras o a quien más contamine, algo por lo que también aboga el partido de Pablo Iglesias, si bien éste junto a nuevos impuestos sobre las grandes fortunas, la banca y la economía digital.

Aunque podríamos analizar muchos más impuestos (Patrimonio, Sucesiones y Donaciones, IVA), de los expuestos podemos comenzar a sacar nuestras propias conclusiones. Eso sí, lleguemos a la que lleguemos, que no se nos olvide que por desgracia, en España, ningún programa electoral es vinculante. Como diría Mecano, ojalá que entre gritos y pitos, los españolitos enormes, bajitos, hagamos por una vez, algo a la vez, y ejerzamos con ilusión, nuestro derecho al sufragio el próximo 28-A.

[Nuevos impuestos en 2019: el Gobierno nos achicharrará para poder pagar ayudas sociales]

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.