El Coronavirus arruina el mercado de la cocaína de los gitanos de Palma
Última actualizaciónSáb, 04 Abr 2020 9pm

Mediterráneo Digital | Finanzas

El Coronavirus arruina el mercado de la cocaína de los gitanos de Palma

gitanos coronavirus, coronavirus gitanos

No ha sido la Guardia Civil ni la Policía Nacional. Ni siquiera el Ejército. Sólo el Covid-19 ha conseguido lo que durante 40 años ha sido imposible: hundir el narcotráfico en Son Banya, en Palma de Mallorca.

Desde que el Gobierno decretó la cuarentena el poblado gitano ofrece un aspecto sorprendente: sus calles están vacías y apenas hay clientes. Algún yonki desorientado pululando por los alrededores, como mucho. El impacto económico para los narcos ha sido devastador: se ha fundido el 90 por ciento del negocio. Las imágenes del gueto que difunde el digital Última Hora dan una idea de las devastadoras consecuencias del coronavirus en el supermercado de la droga. El único súper al que le va mal estos días.

Gitanos con Coronavirus se niegan a seguir los protocolos de Sanidad y expanden el Covid-19

Lo primero que llama la atención, al margen de las calles desiertas, es que muchos de los residentes llevan mascarillas y guantes. Medidas higiénicas que chocan con las toneladas de basura acumuladas junto a sus chabolas. Un estercolero inmundo en tiempos de coronavirus. En un día normal, hace solo una semana, el poblado lo visitaban cientos de compradores, la mayoría en coches. Ahora, con la Policía Nacional, la Guardia Civil, la Policía Local y el Ejército desplegado en cada esquina llegar a Son Banya se convierte en una odisea. Incluso para los adictos, acostumbrados a hacer cualquier cosa para pillar cocaína. Que, por cierto, hasta hace poco se vendía a 60 euros el gramo. Con el Covid-19 las tarifas cambian. Y el precio baja porque hay mucha oferta y poca demanda. Pura economía. Maldito capitalismo.

Se dispara el consumo de cocaína por culpa del coronavirus

Pero el descenso salvaje de compradores en el poblado no se debe exclusivamente a los problemas que tienen para llegar hasta allí con las calles vigiladas día y noche. La aprensión de muchos visitantes les invita a quedarse en su casa. La limpieza nunca ha sido el fuerte de los clanes de la droga, así que miles de potenciales consumidores se lo piensan dos veces antes de arriesgarse. Que por el precio de una papelina te puedes llevar también el virus asesino a casa.

Los señores de la droga, además, están bastante enfurecidos por la competencia desleal que les ha surgido. A rey muerto, rey puesto. Y como Son Banya está ahora en la UCI, en Palma sólo hay tres grandes puntos operativos: Corea, La Soledad y Son Gotleu. Aunque también su economía es de guerra y tienen que ingeniársela para abastecer a los clientes fijos. Esos que nunca les fallan y hay que cuidar a cualquier precio. Incluso con envíos a domicilio. Un take away del hampa.

Gitanos se saltan el confinamiento y montan un 'tablao' flamenco de madrugada

Son Banya siempre ha sido territorio comanche. Una ciudad sin ley. De ahí que no sorprenda demasiado que la mayoría de residentes de la zona no cumplan con la normativa por el Estado de Alarma decretado por el Gobierno. Son pocos los que se quedan en sus casas guardando la estricta cuarentena y menos los que mantienen la distancia de seguridad entre las personas.

Hordas de gitanos colapsan las Urgencias del Hospital de Salamanca como zombies 'The Walking Dead'


Titulares de portada

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.