Mediterráneo Digital | Finanzas

Gastos de un sepelio: ¿Sale a cuenta tener un seguro de decesos?

mannheim jardin

Este verano conocíamos la noticia de la muerte de Gema, una joven española de 22 años que fue asesinada por su novio en la ciudad alemana de Mannheim. Un desgraciado suceso que conmocionó a toda su familia a la que, por cierto, todavía le quedaba por afrontar un último suplicio: recaudar el dinero suficiente para afrontar los gastos de repatriación del cadáver de la joven a su país de origen.

El gasto ascendía a más de 15.000 euros, por ello, sus familiares decidieron iniciar una campaña de micromecenazgo. Afortunadamente, ya han conseguido toda la suma necesaria para sufragar estos gastos.

Lo cierto es que el trance de tener que atender los gastos de sepelio de un familiar puede ser mucho más complicado si nuestro allegado no cuenta con un seguro de decesos, entre cuyas coberturas encontramos la repatriación del cadáver y, por lo tanto, nos asiste en estas complicadas situaciones.

Estos seguros también nos prestan ayuda para solucionar los temas burocráticos, ya que la repatriación obliga a sustanciar una serie de trámites, como la autorización judicial en caso de haber sido una muerte violenta o el certificado médico donde conste la causa de la defunción, ante la Embajada o Consulado.

Pero ¿qué es un seguro de decesos exactamente? Estas pólizas tienen como cometido atender todas las cuestiones que conlleva el fallecimiento de una persona. En concreto, hablamos de temas como los gastos que ocasiona el traslado en coche fúnebre, el tanatorio, la corona de flores o el ataúd, entre otros aspectos. Por lo tanto, el asegurado paga una prima anual y con ello se ahorra cuestiones poco agradables que este seguro solventa sin que apenas reparemos en ellas.

Es cierto que un seguro de decesos no es una cuestión que uno quiera abordar en vida cuando el desenlace de la muerte parece muy lejano. Pero no podemos olvidar que gestionar este asunto puede ahorrar a nuestra familia bastantes sinsabores administrativos y, de esta manera, centrarse más en sobrellevar el duelo de la pérdida.

Un sepelio sin grandes pompas y ceñido a lo estrictamente necesario, según comprobó la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) en 2013, cuesta de media unos 3.500 euros. Este organismo también ha revelado que los familiares de los fallecidos valoran bien este tipo de seguro, precisamente por la comodidad que les brinda en un momento tan delicado. Más de la mitad de los españoles ha optado por su contratación.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.