Mediterráneo Digital | Finanzas

El estrés y la ansiedad en el trabajo, dos malos consejeros

estres-laboral

Hay muchas situaciones en la vida que pueden generar una gran carga de estrés y ansiedad en una persona. Para muchos es difícil separar la vida personal del trabajo, y todos esos problemas que generan tanta angustia terminan afectando el entorno laboral.

Otras veces, es el propio trabajo el que genera esa tensión en el individuo, ya sea porque está llevando más carga de la que puede soportar o porque siente que no está rindiendo como debería. En fin, son muchas las razones por las que una persona puede sufrir estrés laboral.

Estrés laboral: ¿Lo padezco?

Eso de que el estrés mata es muy cierto. Hay muchas enfermedades asociadas al estrés. Estar bajo presión puede hacer que el organismo falle, lo que sin duda constituye una señal de alerta. Presión arterial elevada, fuertes dolores de cabeza, problemas digestivos, problemas de la piel, dolores musculares e incluso trastornos menstruales en las mujeres son solo algunas de las enfermedades que puede llegar a causar el estrés.

Según Mindic Salud, el estrés en el ámbito laboral se produce cuando las exigencias del trabajo diario son muchas y la persona se siente agobiada por las responsabilidades que no puede cumplir. Y no se trata de ineficiencia, sino de que toda persona tiene un límite y solo puede ejecutar ciertas tareas al día. Exigir más de lo que el cuerpo permite es dañino, y no aporta ningún beneficio.

El hecho de tener tareas acumuladas y no poder cumplirlas solo generará ansiedad en el trabajador. Todo esto afecta a la persona y, por ende, su ambiente laboral.

Es importante comprender que de nada sirve angustiarse por una situación que, de todos modos, no se podrá resolver. No se trata de no prestar atención a los problemas, sino de entender que muchas veces la solución puede escapar de nuestras manos, y que estresarnos por eso no cambiará la situación, pero sí podría afectar a nuestra salud.

A veces, no queremos decirle a nuestro jefe "no puedo con esto", por miedo a ser despedidos o degradados de puesto. Y la verdad es que lo mejor que un trabajador puede hacer es ser sincero con sus superiores. Es mejor decir que la carga de trabajo es excesiva que llegar al colapso y no poder cumplir con las tareas.

La terapia psicológica puede ayudar

Los psicólogos recomiendan a las personas que están sometidas a un alto grado de estrés en el trabajo recurrir a terapia.

La terapia psicológica que aplican en clínicas como Mindic Salud no es una especie de cura mágica que podamos recibir un día y, a la mañana siguiente, despertarnos ya sin estrés. Es más bien una guía para aprender a afrontar los problemas con una actitud positiva.

Hay quienes tienen una personalidad más ansiosa y se estresan con mayor facilidad. Y si esto ocurre en el trabajo, incluso puede llegar a crear problemas con los compañeros. Un psicólogo le otorga al individuo las herramientas necesarias para aprender a controlar esa ansiedad. Muchas veces esto impide que una persona desarrolle sus capacidades al máximo.

Es necesario que cada uno identifique qué cosas concretas le generan ansiedad, para que de esta forma pueda ir afrontándolas y derrumbando los muros que le impiden imponerse a la situación.

Por supuesto, esto no ocurre con solo desearlo. Aprender a controlar la ansiedad es una tarea que conlleva sus pasos. Hace falta que el paciente tenga la mejor voluntad y acepte que no todo se puede controlar en esta vida. A veces es necesario dejar que las cosas fluyan con naturalidad.

Todo el mundo se estresa, eso es innegable. Hasta el más centrado y calmado puede llegar a perder la paciencia en alguna situación. Esto es natural, ya que los seres humanos tenemos la tendencia de reaccionar negativamente ante ciertos inconvenientes, cerrando nuestras mentes. Entonces, en lugar de encontrar la manera de solucionarlo, reina la angustia, la desesperación y frustración; y todo termina saliéndose de control.

En el trabajo son muchas las situaciones que pueden sacar a cualquiera de sus casillas, es normal. Sin embargo, también es esencial aprender que hacer frente a las situaciones negativas con toda la motivación y entusiasmo posibles será lo mejor para aumentar el rendimiento.

Y es que, si no se toma en serio, el estrés puede llegar a enfermarnos seriamente. Y también puede hacer que fracasemos en el trabajo. Es un tema tan legítimo que hasta la Organización Internacional del Trabajo (OIT) define el estrés laboral como una "enfermedad altamente peligrosa" para el sector empresarial.

Aunque tengas un jefe malhumorado y exigente, el diálogo es la mejor opción para evitar el estrés y la ansiedad en el trabajo. Hazle saber que te está dando más carga de la que realmente puedes soportar. Después de todo, un trabajador contento siempre será más productivo.

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.