Detenido el 'jefazo' de La Razón y La Sexta por el desvío de 67 millones de euros públicos

mauricio-casals

El titular del Juzgado Central de Instrucción 6, Manuel García Castellón, y la Fiscalía Anticorrupción han puesto en marcha este jueves la Operación Hanta por el supuesto desvío de 67 millones de euros en ayudas públicas a la empresa tecnológica Zed Worldwide, creadora, entre otros, del célebre videojuego de los años 90 Comanndos. Agentes de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía han procedido a la detención de ocho personas, entre ellos los hermanos Javier e Ignacio Pérez Dolset, cabezas visibles de la compañía considerada el epicentro de las irregularidades. Los delitos que se investigan son fraude en subvenciones, insolvencia punible, falsedad documental, coacciones y tráfico de influencias.

También hay 19 imputados. Uno de ellos es Mauricio Casals, presidente del Grupo Planeta y del diario La Razón, además de vicepresidente del grupo Atresmedia, que incluye a las cadenas Antena 3 y La Sexta. Los investigadores le señalan como el presunto 'conseguidor' de créditos blandos del Ministerio de Industria para proyectos de I+D de Zed y el posterior desvío de cerca de 2 millones a La Razón con falsos acuerdos de publicidad. Casals ha reconocido sus contactos con Zed y el registro de su despacho en la sede del periódico, pero niega el papel de intermediario que le adjudica Anticorrupción. El directivo estuvo imputado recientemente en el caso Lezo.

Las pesquisas que desembocaron este jueves en los arrestos y una veintena de registros en Madrid, Valencia y Barcelona se iniciaron hace un año. La fiscalía se había hecho cargo de una denuncia del propio Ignacio Pérez Dolset contra un grupo de inversores rusos a los que acusaba de hundir la compañía, pero terminó descubriendo los primeros indicios de desvío de ayudas públicas desde Zed, que el año pasado se declaró en concurso de acreedores con un pasivo cercano a los 370 millones de euros.

La investigación apunta a que la empresa tecnológica había sido vaciada de fondos con destino a otras empresas del entorno familiar, entre ellas Pure Action Sports Europe, dedicada a la venta de artículos deportivos y que se encargaba de organizar competiciones de kitesurf. Según fuentes cercanas a la investigación, en esta acabaron 6 millones de euros.

La UDEF también han revelado que parte de los proyectos de investigación que Zed había presentado para recibir los créditos, en su mayor parte del Ministerio de Industria, pero también de Economía y otros organismo públicos, nunca se llegaron a desarrollar. Todos estos créditos se concedieron en el periodo 2010-2015, que abarca la etapa final de los gobiernos de José Luis Rodríguez Zapatero y la primera Legislatura de Mariano Rajoy. De los 67 millones de euros concedidos, 20 millones corresponden a Zed, mientras el resto recayeron en otras compañías del entramado de los Pérez Dolset, según fuentes cercanas a la investigación. Estas apuntan que, hasta el momento, se ha podido recoger sólidos indicios de la apropiación indebida de, al menos, 10 millones de euros. "El análisis de la documentación intervenida posiblemente eleven esta cifra", añaden.

Tras declararse en quiebra, los administradores concursales de Zed descubrieron nuevos indicios de irregularidades y, sobre todo, del vaciamiento de la compañía. Entre ellas, operaciones con sociedades en las que figuraban personas relacionadas con el Consejo de Administración y "su entorno" que no aportaban valor a la compañía. También revelaron la existencia de una compleja estructura empresarial cuyo supuesto objetivo era separar la administración de la compañía de la propiedad en lo que es interpretado como un intento de los hermanos Pérez Dolset de impedir que sus bienes fueron intervenidos judicialmente para hacer frente a las deudas de la compañía.

De este modo, el origen de las pesquisas –las supuestas maquinaciones de empresarios rusos para quebrar Zed que denunció Dolset- quedaron en un segundo plano, al menos en España. No obstante, las agencias de investigación estadounidenses FBI y SEC han seguido indagando en esa línea e, incluso, interrogaron a finales del año pasado a Javier Pérez Dolset. Los vínculos de Zed con Rusia se remontan a 2009. Aquel año, la compañía adquirió el 50,1% de Temafon, una sociedad que era propiedad de la operadora rusa VimpelCom, cuyo principal accionista es el magnate Mijail Fridman, considerado el segundo hombre más rico de Rusia.

Las investigaciones apuntaban a un supuesto desvío de fondos millonarios a través de Temafon para el pago de sobornos tanto en Rusia (al hijo de un ministro del gabinete Putin) como en el vecino Uzbekistán. La supuesta colaboración de Pérez Dolset con el FBI, provocaron una guerra entre el empresario español y sus socios rusos que desembocó en una batalla judicial en Holanda, donde el primero había creado su holding Zed+, que pasó a ser dirigido por el abogado Peter Wakkie. Este ligado, a Fridman fue detenido el pasado mes de enero en el aeropuerto de madrileño de Barajas por la policía para ser interrogado.

 


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.