Mediterráneo Digital | Finanzas

¿Cuántos tipos de seguros existen?

oficina ordenador

Los seguros son productos, garantías que ofrecen cobertura a las personas para su día a día. Son contratos entre dos partes, una empresa o una compañía aseguradora, y un interesado que, mediante un pago periódico, busca cobertura para asegurarse una indemnización ante ciertas eventualidades. Los tipos de póliza de seguros son muy distintos y pueden cubrir desde la casa hasta el coche, o la propia vida de la persona.

Es muy habitual que cualquier persona, a lo largo de su vida, contrate algún tipo de póliza de seguro o, incluso, varios. Las compañías aseguradoras, como Seguros Verti, ofrecen un servicio a cambio de la firma de un contrato en la que se especifican todas las cláusulas de la cobertura. Existen dos tipos de seguros, según el objeto de la cobertura. Existen aquellas pólizas que cubren a las personas y las que cubren los daños a bienes u objetos.

Los seguros de personas (vida, salud...)

Los seguros de personas cubren todas aquellas cuestiones relacionadas con el devenir de una persona física, ya sea su salud o su integridad física. En este sentido, suele ser un seguro que ya es contratado por personas adultas con algún tipo de responsabilidad, o simplemente por tener todo en orden.

El seguro más extendido es el seguro de vida, ya que cubre la muerte de una persona a cambio de una prima en beneficio de la persona que haya escogido el asegurado. Esta póliza cubre las muertes naturales o por accidente. Al mismo tiempo, existen los seguros de accidente, que se encargan de cubrir a la persona en caso de lesiones debido a un incidente, ya sea violento o no. Este tipo de pólizas son muy útiles cuando se producen, por ejemplo, situaciones de baja laboral. La otra póliza más conocida es el seguro de enfermedad, que cubre los gastos sanitarios de cualquier persona que precisa de asistencia médica, por cualquier motivo. El seguro de enfermedad suele dar cobertura para el día a día, como el médico de cabecera, así como para la visita a especialistas, cuando el interesado así lo requiere.

Seguros contra daños (patrimonio, bienes inmuebles...)

Los seguros contra daños son aquellos útiles para dar cobertura a los bienes muebles o inmuebles de una persona, es decir, para objetos de valor como el coche, los electrodomésticos o la propia casa. Existen distintos tipos de seguros para cubrir desperfectos o también accidentes en caso de vehículos. Además, en ciertos casos es obligatorio, como para la circulación por la vía pública en moto.

En este ámbito, entran pólizas como el seguro del hogar, útil para proteger la vivienda ante los daños de la estructura, los hurtos o cualquier eventualidad e imprevisto del inmueble. Estas pólizas pueden dar cobertura tanto a inquilinos, como caseros o propietarios, según sea cada caso. Se suelen contratar para tener la tranquilidad de que la casa está protegida cuando uno se va de vacaciones o cuando se produce un accidente. Es aquí donde se vuelven también habituales seguros a bienes, como pueden ser los electrodomésticos y, en este caso, las lavadoras o las cocinas.

En esta categoría, entran también los seguros de coche y los seguros de moto, entre muchos otros. Una gran mayoría de los coches están siempre asegurados, para saber que ante posibles robos, accidentes o reparaciones, el automóvil está cubierto. En este sentido, la cobertura del seguro de coche se adapta a las necesidades de cada uno y a lo que precisa para su automóvil. Existen las opciones de contratar un seguro a Terceros, a Terceros Ampliado o a Todo Riesgo. La elección dependerá de la protección que requiera cada conductor, si bien la más amplia permite estar protegido ante cualquier tipo de imprevisto en la carretera. Actualmente, también existen posibilidades para contratar seguros solo por los kilómetros transitados o solo para situaciones específicas.

El caso de las motos es muy semejante, si bien es obligatorio contar con un seguro de Responsabilidad Civil para cubrir cualquier daño. El uso que se le da al vehículo y el tipo de moto que se posea determina el seguro y la cobertura escogida, donde también es necesario valorar si interesa la asistencia en viaje o si solo se le da un uso estacional. La responsabilidad civil, la defensa jurídica y el seguro del conductor son las medidas obligatorias que debe contener el seguro de moto. A mayores, la asistencia, la cobertura ante la extracción o el remolque de la moto son características a decidir por cada uno. Además, hoy en día también existe la posibilidad de contratar conjuntamente coche y moto.

Otra opción que empieza a ponerse de moda es el seguro de mascotas, para poder encargarse de las posibles necesidades de cobertura médica que puede necesitar, por ejemplo, un perro.

Los seguros ayudan a la gente a estar protegida frente a las eventualidades, ya que existen múltiples variedades que pueden cubrir cualquier imprevisto del día a día. Actualmente se pueden contratar online y existen opciones muy concretas para cada situación.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.