Última actualizaciónSáb, 04 Jul 2020 10pm

Mediterráneo Digital | Finanzas

Qué debes saber de los abogados especialistas en concurso de acreedores

abogado concurso acreedores

Cuando una persona física o jurídica se encuentra en una situación de insolvencia patrimonial y no pueda satisfacer con sus obligaciones en materia tributaria, Seguridad Social o los salarios de los trabajadores, es totalmente aconsejable que solicite la declaración de concurso de acreedores para evitar posibles infracciones.

En el caso de que se llegue a iniciar un procedimiento concursal, la figura del juez concursal, así como estos abogados especialistas en concurso de acreedores, resulta fundamental.

¿Qué es un concurso de acreedores?

La Ley 22/2003, de 9 de julio, regula todos los aspectos inherentes a los procedimientos concursales. Así, el significado de un concurso de acreedores responde a la necesidad de ofrecer una salida viable a aquellos deudores que no pueden afrontar sus obligaciones de pago forma regular, debido, en gran medida, al estado de insolvencia económica “inminente o actual”.

Llegados a ese momento, tanto una persona física o jurídica estaría legitimada para acogerse a esta figura jurídica, garantizando con ello que se pague al mayor número de acreedores posibles, y que estos no sean tratados de forma arbitraria con relación a otros acreedores.

Plazo para poder solicitar un concurso de acreedores

Según la normativa citada anteriormente, el deudor tiene un plazo legal de dos meses para poder solicitar un concurso de acreedores. Este plazo de dos meses comienza a contar desde el momento en que el deudor tiene la constancia del estado de insolvencia económica de su empresa.

¿Por qué es ventajoso para el deudor solicitar el concurso de acreedores?

Que sea el propio deudor el que inste un procedimiento concursal hace que le reporte una serie de importantes ventajas. Se pueden destacar las siguientes:

  1. Quedarían paralizadas todas las ejecuciones relativas a las deudas.
  2. Se abriría la posibilidad de negociar un convenio con todos sus acreedores, quedando este tutelado y vigilado por el Juzgado de lo Mercantil que por el turno de reparto se designe. Con ello, el deudor podría acogerse a una forma de pago de las deudas de forma aplazada, obteniendo asimismo una quita sobre ellas.
  3. Además, los intereses que se hayan generado por no afrontar las deudas en su momento no deberán ser pagados por el propio deudor.

El papel del abogado en el concurso de acreedores

Lo primero que hay que decir al respecto es que para poder ser abogado en un procedimiento concursal, este debe llevar ejerciendo de forma efectiva en el ejercicio de la abogacía un mínimo de 5 años, además de tener una especialización en la materia que pueda demostrar.

La labor del abogado en este tipo de procedimientos se encamina a alcanzar acuerdos con los acreedores del deudor (mediante convenios), o bien liquidando los bienes o derechos de este. Asimismo, será pieza importante cuando se emprendan acciones legales contra las personas físicas o jurídicas mientras dure el procedimiento de concurso.

En definitiva, la especial complejidad de los concursos de acreedores requiere un asesoramiento efectivo y profesional por parte de abogados expertos en dicha materia, ya que su labor puede resultar fundamental para proteger los activos y el patrimonio de aquellas personas que se encuentran en importantes dificultades económicas.


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.