La importancia de formarse ya para la economía digital

♦ ¡Síguenos en Telegram!

En la medida que los datos sanitarios ofrezcan una cara más positiva, fundamentalmente gracias a la progresiva vacunación de la ciudadanía, iremos viendo cómo la recuperación de la actual crisis se consigue.

Son numerosos los actores financieros, desde los economistas, a los órganos económicos nacionales e internacionales que apuntan a la economía digital como uno de los pilares fundamentales para esa recuperación. No en vano, a lo largo de esta época de pandemia hemos podido ver el papel que han jugado algunas piezas de esta nueva economía: sin ir más lejos, el comercio online se ha revelado fundamental para muchísimas empresas y, gracias a él, muchas no sólo han sobrevivido a estos momentos, sino que han protagonizado grandes éxitos. 

Transformación digital y recuperación

Efectivamente, la crisis sanitaria ha provocado la digitalización de muchos sectores. Si hace un momento hablábamos del papel del comercio online, que ha batido récords de facturación en, también se ha extendido en otros sectores, como por ejemplo la banca: se han visto incrementos en clientes digitales de banca de entre el 15 y el 22%.

En una economía súper dependiente de sectores como el turismo y la economía, la digitalización de las empresas se entiende como una necesidad para que nuevos sectores tomen más protagonismo en nuestro Producto Interior Bruto (PIB). Está claro que la situación ha sido muy especial, puesto que nadie esperaba una pandemia mundial y sus efectos, pero la incidencia que ello ha tenido en nuestra economía es un elemento importante para la reflexión.

La economía digital

Evidentemente, la digitalización es la clave en una nueva economía digital. Este término se refiere al impacto que la tecnología tiene en los modelos de producción y consumo, incluyendo la manera en que se comercializan los bienes y los servicios.

La economía digital engloba un importante conjunto de tecnologías, mucho más allá de internet, como por ejemplo la robótica, la inteligencia artificial, el blockchaino la automatización de procesos empresariales.

Y, ¿por qué es tan importante la economía digital en la recuperación económica? Muy sencillo, porque la economía digital pronto será la economía común y será el centro de las oportunidades económicas y, por lo tanto, laborales.

Oportunidades profesionales y nueva economía

Por otro lado, además de lo ya descrito sobre la digitalización, también vienen nuevas oportunidades laborales en todo lo relacionado con el medio ambiente. Si ya antes de este momento económico, se hablaba de la emergencia climática y sus consecuencias, el hecho de que muchas voces vinculen el coronavirus a esta emergencia climática va a cambiar mucho el paradigma económico.

Así, podemos contemplar un futuro bastante cercano en donde ecología y digitalización abran nuevas puertas profesionales a todas las personas que profundicen en estos temas a través de la formación. Son los profesionales del futuro.

Formación del futuro

Así, por un lado, aparecerán muchas oportunidades laborales en muchos ámbitos en los que se deberán introducir conceptos como ecología y reciclaje, tales como ingenierías, pero también en campos como la educación y el marketing.

Y respecto a la digitalización, será necesaria una formación específica en campos tan tradicionales, como por ejemplo el marketing y la comunicación, esta vez orientados a esta nueva economía digital.

Muchas escuelas de negocio se preparan para esta revolución de la formación y de los estudios, pero aún centradas en una economía tradicional que obligará a los profesionales formados en esa economía a ampliar sus estudios en un futuro inmediato. Así, vemos lo importante que es poder formarse en una escuela que ya esté enfocada en esta economía digital y estar en disposición de incorporarse de inmediato en el mercado laboral.

Escuelas preparadas para la economía digital

Escuela ecommerce es la primera escuela que imparte formaciones como cursos, masters o MBA solamente enfocados en esta economía digital, siendo el comercio electrónico el centro de esta economía. De hecho, los profesores que imparten cursos y clases son ya profesionales del sector, siendo CEO’s de sus propios negocios, o bien trabajando para multinacionales que basan el 80% de su facturación en el comercio electrónico.

Cuando hablamos de ecommerce no nos referimos solamente a tiendas online que venden al consumidor final, sino que el campo es muy amplio. Cada negocio tiene un perfil de cliente al que dirigirse y ello marca el tipo de ecommerce del que se trata. Así, se puede vender a empresas (el llamado B2B), a consumidores finales (B2C), portales de consumidores ofrecen productos y servicios a empresas (C2B); y, finalmente, plataformas que generan ventas entre los mismos consumidores (C2C).

Las oportunidades laborales en el comercio electrónico no han hecho más que empezar. El año 2020 ha provocado un salto cualitativo, pero también cuantitativo. Debido a todo lo sucedido se dice que el 43% de los consumidores han mejorado su opinión sobre la compra online y también el ecommerce ha visto triplicar la cantidad de compradores online habituales de más de 55 años.


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.