¿Cuáles son los beneficios de crear y tener una buena imagen corporativa?

THE PLAY MD

La imagen corporativa permite a una marca ser reconocida por sus clientes de una manera fácil, ya sea con un logo, un eslogan o texto que puedan relacionar con la empresa. Crear y tener una buena imagen corporativa es de suma importancia a la hora de emprender un negocio, dado que aporta beneficios muy útiles para el crecimiento de una marca.

Principales beneficios

Antes de crear imagen corporativa atractiva y capaz de permanecer en el recuerdo de los clientes, es importante definir qué es, dado que no hace referencia únicamente al aspecto visual de una marca.

La imagen corporativa es la manera con que una marca se percibe, en otras palabras, lo que significa y los valores de la empresa. Su diseño abarca tanto lo visual, como el logo o los colores, así como lo psicológico, de esta manera se crea un vínculo emocional con los clientes por medio de valores compartidos.

Entre los principales beneficios de tener una buena imagen corporativa para la empresa, destacamos a continuación los siguientes.

Diferenciación de la competencia

Una buena imagen corporativa ayuda a los clientes a decidirse por la marca, por encima de la competencia, esto gracias al hecho de que podrá relacionar la empresa con las soluciones que desean, ya sean productos o servicios.

De igual manera, al compartir valores iguales que los de los clientes, la marca se asegura la posibilidad de generar mayor confianza. Gracias a esto podrán aumentar las posibilidades de ventas y mejorar la fidelización del público objetivo, dos aspectos relevantes para su crecimiento.

Además, el uso correcto de colores y diseños en la imagen corporativa puede ayudar a la marca a ser reconocida de manera fácil por sus clientes, a través de cualquier medio, como redes sociales, sitio web o mailing, por ejemplo.

Colaboraciones más efectivas

Con una buena imagen corporativa se logrará atraer a mejores inversores, esto permitirá contar con socios interesados que deseen participar aportando capital, un factor imprescindible para que una empresa pueda crecer.

Los beneficios que se perciben por medio de una buena imagen corporativa pueden ser mayores que los de otras organizaciones, no solo por la presentación profesional de la marca, sino también porque no resultará desconocida para los colaboradores.

Mayor visibilidad

Siguiendo el punto anterior, una imagen corporativa que se diferencia de la competencia permite a la marca ganar mayor visibilidad en su sector. Al tener una presencia más destacada en su sector, la empresa se convierte en la primera opción del público objetivo a la hora de contratar servicios o comprar productos.

Gracias a estos beneficios, queda más claro que se debe tener una buena imagen corporativa, dado que permite a la marca convertirse en referente dentro de su sector, aumentar sus ventas, fidelizar clientes y destacar en el mercado.

¿Cómo mejorar la imagen corporativa?

Son muchas las formas de mejorar la imagen corporativa, por lo que aplicarlas puede ayudar a que la imagen sea única, representando de forma óptima los valores de la empresa.

Lo primero que se debe hacer es enfocarse en la filosofía de la marca, definiendo los valores que va a seguir, esto permitirá crear una imagen corporativa que sea intangible para la empresa. Además, al definir la filosofía y los valores, se podrá empatizar mejor con los clientes potenciales, dado que estos compartirán estos mismos puntos.

Es importante no olvidar la audiencia, ya que tener claro a qué tipo de público se dirige la empresa puede ayudar a definir con mayor eficiencia la manera con que se percibe la marca.

También es necesario ser coherentes, los mensajes relacionados con la imagen corporativa deben tener el mismo estilo de mensaje en las comunicaciones, ya sea por perfiles en redes sociales o con la creación de una newsletter, de forma que esto permitirá crear una imagen corporativa más sólida.

De igual manera, contar con un concepto atemporal será más beneficioso para la marca, en lugar de seguir modas pasajeras, dado que una imagen corporativa que se mantiene con el paso del tiempo es recordada mejor por los clientes, y aunque esta se pueda rediseñar, no perderá su esencia.

Tampoco se deben olvidar las fortalezas de la marca, como la atención al cliente, la asesoría en la compra o los productos de calidad, dado que las mayores virtudes representan mejor a la marca. En internet se recomienda el uso de colores planos, así como tipografías sencillas y fáciles de leer, esto facilitará a los clientes el reconocimiento del nombre de la marca.

Al tener en cuenta estos aspectos será posible mejorar la imagen corporativa y se podrá conseguir un resultado más favorable para la marca.

Un canal efectivo

Existen varios canales comunicativos que ayudan a la imagen corporativa, sin embargo, uno de los más efectivos y rentables es el correo electrónico. Hoy en día enviar correos masivos es una manera de que la empresa pueda plasmar de forma eficiente la imagen corporativa y presentarla a su público objetivo.

Una buena estrategia de correos masivos supondrá varios beneficios para la empresa a la hora de llegar a su público objetivo y destacar por encima de la competencia. Las newsletters bien redactadas influyen en la decisión de compra de los clientes, esto puede generar una mayor cantidad de ventas.

También puede mejorar la percepción sobre la marca de la empresa, de esta manera se generará una confianza más sólida. Además, la satisfacción de los clientes será mejor, esto generará una mayor lealtad hacia los productos y servicios de la marca, aumentando el índice de retención y recurrencia.

Hay diferentes tipos de campañas de correos masivos, desde emails informativos, promocionales y de venta, newsletters, entre otras, de forma que la elección de una de ellas dependerá de los objetivos a alcanzar por parte de la marca en relación con su imagen corporativa.

Por medio de una buena imagen corporativa, una marca puede ser capaz de crecer y destacar en su mercado, dado que se podrá enfocar en aspectos relevantes que ayudarán a crear vínculos con los clientes, mejorar la fidelización y diferenciarse de la competencia, para así convertirse en referente dentro de su sector.

Autor: Irene Franco

Titulares de portada

Los más leídos del mes