Escribe un mensaje oculto en código binario

♦ ¡Síguenos en Telegram!

La encriptación de mensajes ha sido una forma de ocultar su información para hacérsela llegar a alguien en específico. La idea es aislar el contenido del mensaje de los demás y que solo el o los receptores sean los que puedan descifrarlo.

La única manera de lograr esto es que emisor y receptor tengan una clave, un patrón que permita que el mensaje pueda ser cifrado y descifrado. Es importante que esta llave funcione en ambas direcciones para que la comunicación sea efectiva, además de que las dos partes tienen que manejarlo y haberlo acordado previamente.

Lo curioso es que estos mensajes no ocurren únicamente entre seres humanos, a pesar de que el lenguaje sea una de nuestras características principales como especie. También es posible que las máquinas y nosotros interactuemos con un lenguaje en particular, el código binario.

¿Qué es el código binario?

Se llama así porque se compone de únicamente dos (bi) elementos, el 0 y el 1. A pesar de ser tan simple el código, permite escribir cualquier palabra en cualquier idioma y construir oraciones e ideas completas. También se puede usar para poner cifras en papel. La sencillez de este código es lo que hace posible usarlo en cualquier mensaje.

Por ejemplo, el alfabeto binario comienza con el 1 precedido de por ceros. La A se representa por el 0001, mientras que el 0010 se lee como B y la C como 0011. Estas combinaciones de ceros y unos no se crean de forma aleatoria, sino que se trata de cálculo matemáticos que siguen una regla para traducir letras y cifras en número en código binario.

A pesar de que las bases sean tan claras, es un lenguaje muy difícil (no complejo) de llevar a la práctica. Bueno, esta es la idea si tu objetivo es crear un mensaje que nadie pueda descifrar si no tiene la clave. En este caso, se vuelve difícil descifrar incluso si un tercero sabe que está en código binario.

Un origen que no te esperas

Sus aplicaciones actuales están relacionadas con la tecnología, es decir, una forma de darle órdenes a las máquinas y que las mismas le transmitan a los usuarios la información que recopilan. Sin embargo, su origen es bastante antiguo y no tiene nada que ver con la tecnología o la informática.

En la antigua China se utilizaba un código de tres cifras para enviar mensajes ocultos, hace ya algunos miles de años. En el siglo XVII llegó a Occidente la misma idea, y Sir Francis Bacon menciona en sus escritos la posibilidad de concretar un lenguaje en únicamente dos dígitos.

No fue hasta 1670 que Juan Caramuel, filósofo español, publicó un libro con las bases del código binario ya establecidas, que fueron ya más detalladas por Leibniz. En 1854 George Boole publicó un artículo en el que se fijan de forma definitiva las características del sistema.

En 1940 se presenta la primera aplicación del lenguaje binario en la informática, la “Calculadora de Números Complejos”. Esta última aplicación es lo que sentó las bases de las aplicaciones del código binario en la época contemporánea.

¿Cómo puedes escribir tu mensaje secreto?

Además de toda la utilidad que tiene en la tecnología, puedes usar el lenguaje binario para escribir información que no quieres que nadie sepa. Desde una carta de amor o un diario hasta material que no está permitido usar para rendir tus exámenes. En realidad, no es práctico para escribir textos tan grandes porque el código ocupa más espacio de lo que ocuparía si lo escribiéramos en un idioma actual.

Pero siempre puedes escribir lo que quieras utilizando herramientas para convertir texto en español a una serie incomprensible de números, y que así nadie sepa los secretos que estás plasmando en papel (o tu ordenador). ConvertBinary es el sitio web en el que encuentras todos los recursos de código binario que necesitas, en especial un traductor de texto a binario.

Ideas para escribir en código

Si no sabes muy bien qué podrías escribir con este lenguaje medianamente secreto, aquí hay una lista de cosas que son interesantes para que lo pruebes.

  • Cartas a la persona que te gusta y no quieres que nadie más lea (a veces ni siquiera esa persona).
  • Un secreto vergonzoso del que te quieres desahogar para esperas que nadie lo sepa.
  • Pequeñas ayudas para hacer trampa en los exámenes y que no puedan decirte nada si encuentran el papel.
  • Tu nombre en código binario como una firma en blogs, lo que sería tu identidad falsa en Internet.
  • También podrías probar otros códigos que ya existen como el código morse para pasar respuestas a los compañeros, o incluso crear tu propio código que compartas con tus amigos.

Recuerda que la base de todo código es que no se sepa cuál es la llave o la clave para descifrar los mensajes, así que no le digas al mundo entero el lenguaje que estás usando.


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.