¿Merecen la pena los coches de km0?

Cuando nos acercamos a un concesionario con la idea de comprar un vehículo, es posible que el comercial nos hable de los coches km 0, los cuales siempre han estado ahí y a los que pocos clientes hacían caso.

Sin embargo, debido al alza de los precios y de los periodos de entrega tan amplios, cada vez son más las personas que se interesan por ellos.

¿Qué es un coche km 0?

Se trata de un coche nuevo que el concesionario ha tenido que matricular con el fin de llegar al objetivo de ventas que le pone la marca que está distribuyendo.

De esta manera, si al finalizar un periodo de ventas el concesionario tenía que haber vendido tres coches más, los matriculan y ya les cuenta como si un cliente se los hubiese llevado, aunque en realidad no lo han hecho y los tienen que poner en el mercado como vehículos de km 0, como si estuviesen usados.

¿Qué ventajas ofrecen?

Las ventajas de este tipo de automóviles no han cambiado en los últimos años, pero en el contexto actual han tomado tanta relevancia que se venden enseguida.

No hay esperas para poder conducirlo

No es raro que haya que esperar más de medio año con el fin de que traigan los coches nuevos al concesionario, un periodo que muchos clientes no se pueden permitir y de ahí que prefieran los automóviles de Km 0.

En este caso, la espera se reduce a uno o dos días, el tiempo en el que se tarda en hacer la transferencia del dinero y en poner el coche a nombre de su nuevo propietario.

Precios más económicos

En el caso de buscar una ganga no la encontraremos, pues hablamos de coches que están prácticamente a estrenar, pero sí conseguiremos rebajas que pueden rondar el 20-25 %, lo que no está nada mal cuando nos llevamos a casa un automóvil que tiene menos de 100 km.

El motivo de la rebaja se debe a que está matriculado, de manera que aunque no haya rodado más kilómetros que los que hacen desde el camión al concesionario, ya se considera de segunda mano.

¿Cómo podemos encontrarlos?

Si estamos interesados en estos vehículos, hay diferentes maneras de encontrarlos, con el fin de ver si lo que nos ofrecen nos sirve, ya que no existe la posibilidad de cambiar nada del equipamiento con el que vienen.

Una de las formas es visitar los concesionarios. Suelen ser reticentes a dar información por teléfono, por lo que lo mejor es ir allí, explicar al comercial lo que queremos y que busque lo que tiene la marca en ese momento.

Si no nos apetece visitar concesionarios, ahora podemos hacer lo mismo en la web, pues ya hay varias páginas en las que obtenemos listados de estos vehículos con precios, km, mes de matriculación, etc.

Es posible filtrar por muchos datos, de manera que una vez que veamos uno que nos guste solo queda ponernos en contacto con el concesionario con el fin de verlo y comprarlo, algo que recomendamos hacer cuanto antes, pues en estos momentos no duran mucho a la venta.

Andrea Siri
Autor: Andrea Siri
Nacida en Barcelona en mayo de 1988. Periodista. Tengo ADN MEDITERRÁNEO DIGITAL. Políticamente incorrecta.