Yolanda Díaz se divorcia de su marido tras 20 años de matrimonio

Nirvana

Se casaron el 15 de noviembre de 2004. Ella vestida de rojo le juró su amor para siempre y él arrobado en su traje color crema prometió que sería eternamente Yolanda. En el centro cultural Torrente Ballester de Ferrol, Yolanda Díaz (52) y Juan Andrés Meizoso (51) fueron declarados compañera y compañero. Porque nadie en el partido, ni en sus inmediaciones ideológicas, se ha referido nunca al marido de la actual vicepresidenta segunda del Gobierno como tal. Ni a ella como su mujer.

Andrés ha sido siempre "el compañero de Yolanda" para sus allegados y amigos. Para la prensa, ese hombre tan alto como invisible figurante en los actos públicos de la ministra de Trabajo, pero protagonista absoluto en su vida doméstica y sentimental. Este papel ha cambiado recientemente. Según ha podido saber LOC, el dibujante técnico gallego ya no convive con la presidenta de Sumar.

Honey Girls Club

"Ella está en Madrid y Andrés en Galicia. Trabaja de delineante en Navantia, en Ferrol", cuentan fuentes cercanas a la ministra a este suplemento. "Se han distanciado, pero siguen siendo buenos amigos, aunque ya no convivan desde hace tiempo por una cuestión de trabajo y de pareja". Mientras que él vive cerca de la compañía naviera en la que está empleado, Díaz reside en el ministerio con la hija de ambos, Carmeliña, de 11 años. Su vivienda actual se halla literalmente en el edificio de Nuevos Ministerios donde tiene su despacho. "Ahora es ella la que se encarga de la niña".

"Vivo con mi hija, soy supermonomarental", reveló la propia Yolanda Díaz ante Marc Giró en el programa Latexou de TVE el pasado 22 de enero. Una declaración que pasó desapercibida para aquellos que desconocen los antecedentes de la vida hogareña de la política. No es el caso de LOC. Cuando se preguntaba a sus amigos y familia por la intimidad de Yolanda, Andrés estaba en todo.

"Ha ejercido de padre y de madre", contó Suso Díaz a este suplemento el pasado mes de junio. El padre de la vicepresidenta e histórico sindicalista de CC.OO en Galicia reveló que su yerno se ocupaba de la pequeña, "la lleva y la recoge del colegio, le hace la comida, la cena... todo". Una descripción que se aleja de la monomarentalidad, término no reconocido por la RAE, que designa a las familias con hijos tutelados por una sola madre.

"Soy una mujer libre, me lo hago todo yo. Cocino, plancho la ropa...", incidió la gallega en su reciente entrevista con Giró. Ha pasado solo medio año desde que Andrés era calificado como el superhombre de la casa que, alejado de roles y complejos de género, mimaba a los suyos cocinando suculentos platos gallegos.

"Él es un tipazo encantador, está colgadísimo con la niña, pero trabajando ahora en Galicia lo tendrá más complicado para ocuparse de ella", indica una fuente cercana a la familia, que también destaca la dificultad que entrañaba para ellos verse con la agenda de la ministra. Con mayúscula o minúscula, fue el Trabajo el que los distanció.

The Play Clubs

'Ministra y madre'

En el Instagram de la vicepresidenta la última fotografía juntos tiene fecha y año: 8 de agosto de 2021. Una quedada con amigos en una terraza. En cuanto a su retrato más reciente como pareja, este data del 9 de mayo de 2020. El cálculo es sencillo: más de tres años. Aunque estos números no simbolizan tanto cuando se trata de un señor circunspecto y reservado.

Lo que sí le pareció reseñable a su entorno es el cambio de residencia de Andrés Meizoso, aunado a su ausencia continuada. Juntos y revueltos, Yolanda y Andrés han dejado de manifiesto décadas de amor dándose aliento mutuo en sus carreras y batallas. La de ella es de sobra conocida: de abogada laboralista a ministra de Trabajo con el Partido Comunista como punto de apoyo. Luego se la llevó En Marea y Unidas Podemos. Con esos barcos a la deriva, en 2023 se construyó una tabla salvavidas con Sumar.

En cuanto a la trayectoria de Andrés, atendiendo a su cuenta de Linkedin ejerció de dibujante técnico en la constructora Vialca. Poco más se sabe aparte de que atravesó un gran bache laboral en 2008, cuando cerró una empresa en la que estaba debido a la crisis y decidió dedicarse al cuidado de Carmeliña. Según indica su entorno, ha estado trabajando de lo suyo en Madrid desde que en 2020 se trasladaron a la capital.

Ahora ha regresado al mar por el que Yolanda Díaz siente gran morriña. Ayudará a fabricar buques a la naviera ferrolana Navantia, heredera de Astano, astillero del que Suso Díaz fue trabajador y protagonista sindical de las revueltas navales de los 70.

Se desconoce si Andrés Meizoso visitará regularmente Madrid. Yolanda Díaz sí ha hecho estos días campaña en Galicia, en vísperas de las elecciones a la Xunta. Le siguieron un viaje a México, otro al Vaticano, comparecencias públicas y reuniones.

El Ministerio de Trabajo es un amante exigente que la vicepresidenta debe compaginar con el cuidado de su hija. Una niña "resuelta, lectora y risueña" a la que sus amigos llaman cariñosamente la miniministra. Para los amigos de Carmeliña, Yolanda Díaz es la motomami. Nadie duda de que su barcopapi también estará en su camino. Como siempre ha estado.

Fuente original: El Mundo

Mónica García, como buena feminista, se divorcia y 'desplumará' a su marido

Autor: El Mundo

Últimas noticias

stop abolicion 300x100