Una podemita feminazi se inventa el 'nosespreanding': malvados hombres espatarrados que expanden el coronavirus

♦ #StopCensura ¡Síguenos en Telegram!

Gracias a las feministas de podemos la sociedad española ha podido descubrir, no solo que el coronavirus es machista al atacar a más mujeres que a hombres, sino que la nueva normalidad también es fascista y heteropatriarcal. Sonia Vivas Rivera, concejala de Justicia Social, Feminismo y LGTBI del Ayuntamiento de Palma de Mallorca, nos ilustra en su sección, La república feminista de mi casa, sobre las prácticas opresivas de “muchísimos machunos” en espacios públicos. La podemita, feminista de izquierdas y catalanista tiene complejo de miembra directiva de la RAE e inventa ella solita una palabra para determinar la acción de sentarse con las piernas abiertas y la nariz fuera de la mascarilla, el “nosespreanding”.

Parece que a Irene Montero le han sobrado muchas de las pegatinas feministas que compró con dinero público. Esto explicaría la insaciable sed de las feministas de podemos por pegar la etiqueta de “machista” a todo lo posible. Ya lo hizo la delegada del Gobierno contra la violencia de género, Victoria Rosell, al aportar un estudio que sostiene que los brotes de coronavirus “afectan de manera diferente a hombres y mujeres” y que “el riesgo en hombres se asocia a factores biológicos y en mujeres a roles de género y la feminización de las tareas de cuidados». Además, el coronavirus conlleva un aumento de desigualdad económica y, en consecuencia, de un incremento en la violencia de género. Este era el argumento que manifestó Irene Montero el mismo día en el que un informe forense del Juzgado de Instrucción número 51 de Madrid demostró que, de haberse impedido la manifestación del 8-M, "se habría evitado una amplia difusión de la enfermedad".

Un informe internacional confirma que anular el 8M hubiera reducido un 60% el coronavirus

Aún más. Sonia Vivas atribuye la acción de dejar la nariz fuera de la mascarilla exclusivamente a los hombres, olvidando que esta práctica es tan vista tanto en hombres como en mujeres. Según Sonia Vivas, esta actitud la llevan a cabo “muchísimos machunos” en espacios públicos y se debe a que ellos “tienen que demostrarles a todos que son más guays que nadie”. "Si se suma a este irresponsable comportamiento la postura masculina en la que se suelen sentar los hombres, es decir, con las piernas abiertas, entonces nos hallamos ante un nosespreanding, la palabra inventada por la concejala podemita para definir este comportamiento". 

Nosespreanding deriva del concepto mainspreading. El segundo término, también inventado por Sonia Vivas, hace referencia a la forma en la que se sientan los hombres al abrir las piernas. Una posición que puede resultar incómoda para quien deba sentarse al lado en autobuses o metros, ya que ocupa más espacio. Sonia Vivas, en su vídeo para el diario Público, imita a los hombres llevando a cabo ambas acciones y también denuncia la opresión y el sacrificio de la mujer al sufrir el nosespreanding al representar una mujer encogida.

EXCLUSIVA. Las víctimas de violencia de género tendrán peluquería gratis

Estos términos no son las únicas brillantes ideas de la concejala de la formación morada, pues también ha aportado grandes e imprescindibles contribuciones a la lucha contra la violencia de género como su propuesta de servicios de peluquería y maquillaje sin limitaciones para las víctimas de violencia de género e hijos de las mismas. Sonia Vivas pretende utilizar el dinero ajeno para fines de imagen personal hacia mujeres que, lo que en realidad necesitan, es ayuda profesional psicológica y/o económica.

▶️ VÍDEO. Irene Montero, pillada con cámara oculta: el Gobierno sabía el 8M que el coronavirus estaba descontrolado en España


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.