Mediterráneo Digital | Mundo Feminazi

Las 5 grandes mentiras del feminismo en España

huelga feminista 8m

Alucino muy fuerte con todas esas criaturas que se hacen llamar feministas y de feministas tienen lo que yo de roja.

Y es que ahí está el quid de la cuestión: la movida esta feminista es comunismo puro y duro.

Esto te queda claro cuando has leído algo sobre feminismo y sabes que el feminismo fue un movimiento que nació en plena Revolución francesa con la Declaración de los Derechos de la Mujer y la Ciudadana. Decreto por el que, por cierto, perdió la cabeza en la guillotina a manos del movimiento totalitario de las izquierdas de Francia.

Esta es la historia. Otra cosa es el discurso infumable que pretenden meternos todas esas mujeres histéricas que ahora se vuelven locas por ser la más radical posible.

Voy a desmontar cinco mantras feminazistas para que veamos todos la paranoia tan impresionante que tienen algunas.

Discriminación laboral

Desde 1980 existe algo llamado Estatuto de los Trabajadores.

Art. 4 Punto 1 apartado c) A no ser discriminados directa o indirectamente para el empleo, o una vez empleados, por razones de sexo, estado civil, edad dentro de los límites marcados por esta ley, origen racial o étnico, condición social, religión o convicciones, ideas políticas, orientación sexual, afiliación o no a un sindicato, así como por razón de lengua, dentro del Estado español.

Si siendo mujer, en la España del año 2019 alguien te discrimina en el trabajo por ser mujer, no sé qué haces que no denuncias. Así de claro. 

El piropo es machista

A mí me llama poderosamente la atención esto, porque si un hombre usa realmente un piropo (piropo: palabra o expresión de admiración, halago o elogio) entendiendo que se trata de una deferencia, no se le puede llamar machismo. ¿O es que si una mujer le dice a otra guapa no es machismo pero si es un hombre el que dice guapa, ya merece toda la furia? No, así no funciona la lógica. El piropo no es machismo y si lo consideras como tal, eres una loca del coño.

Otra cosa y bien distinta es el acoso en la calle y que te llamen guapa no es acosarte. Acosarte es que te increpen y te persigan. A ver si aprendemos a diferenciar.

Por cierto, 

Vuelvo a casa con miedo

Ahora resulta que se ha puesto de moda decir que salir de casa sola da miedo. ¿Da miedo por qué? ¿Quién te ha metido en la cabeza que eres débil y que todos los hombres con los que te cruzas quieren agredirte? Te cuento un par de datos, de esos que ponen los pies en el suelo.

España es uno de los países con MENOR CRIMINALIDAD de Europa. Es el tercer país más seguro del continente europeo, seguido de Portugal y Grecia.

Pero claro, es más fácil aprender a sentirte víctima que a ser una mujer libre de miedo.

Hay que fomentar el inclusivo

El inclusivo es esa idea retorcida que se les ha metido a algunas en la cabeza para complicarnos la vida. Si de por sí ya los hay que no saben expresarse bien en su lengua materna, ahora dicen que hay que feminizarlo todo. Porque resulta que ahora todo es machista. Decir que la Champions la ha ganado el Madrid, machista (masculino). Decir que vas a comer pescado, machista… Y es que nadie se ha parado a explicarles a estas mujeres que el lenguaje no es sexista, que sexista es quien lo usa y que una de las maravillas del lingüismo es que economiza la comunicación.

Por cierto, ¿por qué lo llaman inclusivo si inclusivo es masculino? Es fascinante. 

Hago lo que quiero con mi cuerpo

Falso. Si a una mujer le da la gana de ser puta, la critican. Para eso no puede ser libre una mujer. Una mujer sólo puede tener libertad para hacer lo que quieren ellas; ser lesbianas, ser binarias, abortistas o brujas. Pero si se trata de hacer con tu cuerpo lo que quieras, ya viene la censura femipodemita y te dice que no puedes alquilar tu vientre porque te denigras. Pues vaya libertad de mierda, señoras.

En definitiva, si algo nos están enseñando estos 8M es que el feminismo no está en las calles. Ni el feminismo ni la feminidad, todo sea dicho de paso. Lo que sí hay en las calles son un montón de predicadoras locas del coño que pretenden hablar en el nombre de todas y queridas trastornadas, por ahí no pasamos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.