Boicot feminista contra la leche: 'Las vacas también son mujeres'

Mediterráneo Digital | Mundo Feminazi

Boicot feminista contra la leche: 'Las vacas también son mujeres'

 feministas vacas

Esto es lo que pasa cuando se mezclan conceptos aparentemente legítimos (la lucha por la igualdad de sexos y la defensa de los derechos de los animales), se llevan demasiado lejos, se meten en una coctelera y se fusionan.

Dos ideas buenas en origen se convierten en una nueva, casi perversa. Aunque quizás, para llegar a esta conclusión, no son solo las ideas las que hay que mezclar. El buenismo, el progresismo y la endofobia hacen el resto. 

En los últimos años hemos sido testigos del enorme crecimiento en el seguimiento de la lucha feminista y de la lucha animalista. Amparadas ambas en una industria de subvenciones sin fin, se han convertido en dos de los pilares básicos de la nueva sociedad multiacomplejada de occidente.

Y ahora PETA (People for Ethical Treatment of Animal) uno de los gigantes multinacionales por la defensa de los derechos de los animales, se ha puesto el mundo por montera, ha cogido la bandera de la globalización y ha querido romper todas las barreras y tirarse al monte. En este caso, le va que ni pintado.

lacteos machistas

Desde su cuenta oficial en Sudamérica, PETA Latino, donde tiene (¡ojo!) la friolera de 55.000 seguidores, lanzaban un surrealista mensaje al ciberespacio. Y reproducimos de forma y manera literal:

"Ser feminista significa apoyar el derecho de todas las mujeres, incluyendo a las vacas. RT si estás de acuerdo".

A diferencia de lo que sucede muchas veces, en este caso no hace falta ni leer entre líneas para entender el mensaje: directamente no tiene dobles lecturas. Es exactamente lo que parece.

Como era de esperar, el tuit ha levantado una polvareda tremenda en redes sociales, que se han llenado de mensajes irónicos y comentarios jocosos.

Por extraño y surrealista que parezca, esta no es la primera vinculación que desde el feminismo se hace con las vacas y su explotación capitalista y misógina. Hace un par de años, en MEDITERRÁNEO DIGITAL pudimos ser testigos de una performance en las que se pedía un boicot al consumo de leche porque nadie pensaba en ellas como madres. Y esta vez no tenemos que irnos tan lejos: sucedió en pleno centro de Madrid. Y a los pobres toros, que les comen el rabo, nadie los defiende. Maldito feminazismo animal.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.