Última actualizaciónMar, 07 Jul 2020 7pm

Mediterráneo Digital | Mundo Feminazi

Se filtra el informe confidencial de la Guardia Civil: 'El 8M no se tendría que haber celebrado'

8m irene montero

La Guardia Civil considera que el 8-M “no se debería haber realizado”. Esa es la principal conclusión del informe que ha remitido el Instituto Armado a la juez que investiga las autorizaciones de esa protesta en Madrid pese a las recomendaciones sanitarias de evitar concentraciones multitudinarias. En el informe, al que ha tenido acceso La Razón, se incluye la prohibición expresa, tres días antes de esa concentraciones, del ministro de Sanidad, Salvador Illa, de un congreso evangélico que se iba a celebrar entre el 19 y el 21 de marzo en la capital. “No, eso no se puede hacer”, dejó claro a los convocantes. Y el 8M no fue prohibido, poniendo en riesgo la salud de todo el país, por motivos ideológicos.

Un informe internacional confirma que anular el 8M hubiera reducido un 60% el coronavirus

El informe hace referencia a las reuniones que se celebraron el día 5 y 6 de marzo con Illa y Fernado Simón, director del Centro de Coordinación y Emergencias Sanitarias, en las que Sanidad dejó claro que ese congreso no se podía celebrar. La Guardia Civil hace hincapié en que "las recomendaciones imperativas llevadas a cabo sobre el colectivo evangélico y el nivel directivo de los responsables sanitarios" que asistieron a esas reuniones "indicia sin lugar a dudas la preocupación de estos frente a la pandemia y su interés real en velar por la salud pública precisamente impidiendo la celebración de eventos multitudinarios, hecho que confronta con la celebración, incluso en fechas posteriores en que el número de contagiados acreditados era superior, de otra serie de eventos multitudinarios tales como reuniones/manifestaciones que llegaron a congregar a un número de personas muy superior al previsto para el congreso Unlimited".

De hecho, subraya, en el congreso evangélico se preveía la asistencia de 5.500 personas (8.000 según el organizador), mientras "manifestaciones como la prevista para el 8-M, Día Internacional de la Mujer, en Madrid tenía prevista la participación de 1.000.000 de personas".

Los contagios por Coronavirus se multiplican en Madrid un 2.300% desde el 8M

En el informe de 83 páginas de la Comandancia de Madrid, que hasta ayer dirigía el coronel Diego Pérez de los Cobos (destituido de forma fulminante por el ministro Fernando Grande-Marlaska), se hace especial mención además al hecho de que "los desplazamientos y accesos a los eventos juegan un papel fundamental en cuanto a la concentración masiva de personas, especialmente en el 8-M, motivado por un número tan elevado de asistentes que exige incluso la celebración de reuniones de coordinación con responsables de la EMT, RENFE o Metro precisamente para ampliar las necesidades de movilidad de un número tan elevado de  personas".

“Todas estas circunstancias -concluye la Guardia Civil- hacen ver a esta instrucción que, a partir del 5 del 5 de marzo de 2020, no se debería haber realizado ninguna manifestación/concentración de personas en la Comunidad de Madrid con motivo de la crisis sanitaria del Covid-19 y no celebrar unas y cancelar otras, como al final terminó ocurriendo”. El Instituto Armado recuerda que en esas fechas Sanidad ya contaba con un documento suscrito por la directora de Salud Pública del Ministerio de Sanidad, Pilar Aparicio, que alertó el 6 de marzo de los “riesgos de transmisión”, y para la salud de la población, del coronavirus en “eventos multitudinarios de cualquier tipo”.

La juez imputa al Delegado del Gobierno en Madrid por permitir el 8M

En la primera reunión con los responsables de Sanidad, el 5 de marzo, el consejero de Medios y el secretario ejecutivo de la Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de España (FEDERE), Jorge Humberto Fernández Basso y Manuel Cerezo, respectivamente, se vieron cara a cara en la sede del Ministerio con Illa, Simón, el secretario general de Sanidad, Faustino Blanco, y el consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero. Según declaró a la Guardia Civil Fernández Basso, en ese encuentro se trataron "diversos aspectos relacionados con Covid-19, en especial en relación a la información errónea que se había publicado acerca de contagios en sus iglesias, comprometiéndose los responsables de Sanidad a pedir disculpas públicamente".

Según aseguró, Simón expuso en ese encuentro "la situación de grave crisis sanitaria que atravesaba España y Europa, exponiendo los mayores riesgos que tenía la Iglesia Evangélica, debido a la movilidad de las personas y a las concentraciones a las que asistían".

Tras exponer la próxima celebración del Congreso Unlimited en la Caja Mágica, para el que preveían las asistencia de 8.000 personas, Illa "acompañó con gestos negativos en su cabeza la frase “No, eso no se puede hacer”, procediendo a emplazarles a una nueva reunión el día siguiente a la que además de ellos asistiera el organizador del congreso, Juan Carlos Escobar, presidente del Consejo Ejecutivo de la Federación de Asambleas de Dios de España (FADE)

¡Bomba! Informe judicial: 'Es cierto y seguro que suspender el 8M habría evitado la difusión del Covid-19'

Esa nueva reunión convocada por el Ministerio de Sanidad se produjo al día siguiente y en esa ocasión Simón planteó, según la declaración de Fernández Basso, “el estado actual de la pandemia”, considerándola “como un escenario grave de pandemia”, por lo que según explicó se estaba llevando a cabo “un seguimiento detallado de los contagios y una estrategia basada en la contención”.

Simón se compromete entonces a remitir al organizador del congreso “un documento acreditativo de la imposibilidad de celebrar el acto, enviándole el 7 de marzo un escrito firmado por Pilar Aparicio que guarda relación con las recomendaciones relacionadas con el Covid-19 y en el que consta expresamente la recomendación de aplazamientos de eventos multitudinarios”.

La juez Carmen Rodríguez-Medel instruye este procedimiento tras la denuncia del abogado Víctor Valladares contra el delegado del Gobierno en Madrid -al igual que hizo contra Pedro Sánchez en el Tribunal Supremo- por permitir esas manifestaciones del 8-M pese a la recomendación del Centro Europeo para el control y prevención de enfermedades de seis días antes de que se evitaran concentraciones multitudinarias. El delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Franco, deberá declarar el próximo 5 de junio en calidad de investigado en el marco de esta causa.

Coronavirus. Un juzgado investiga ya al Gobierno de Sánchez por permitir el 8M


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.