¡Pillada! Fanny, la feminazi que denunciaba que los gallos violaban a sus 'gallines', es puta

♦ #StopCensura ¡Síguenos en Telegram! 

“Los gallos violan a las gallinas”, explicaba Fanny, miembro del colectivo que lucha por la liberación animal y de la tierra, Almas Veganas, en un vídeo que se viralizó el verano pasado. La feminista separaba a las gallinas de los gallos porque estas “no quieren ser montadas”, pero quien sí quiere serlo es la propia Fanny. Al parecer, esta ainmalista activista se dedica a la prostitución y cuenta con su propia página web.

Durante el verano de 2019, el vídeo de Almas Veganas llegó a todas partes del mundo y fue objeto de muchas parodias debido a su extremismo. En el programa 'Todo es Mentira', Fanny defendió el uso del término violación para denominar a la procreación entre estos animales de la siguiente manera: "Digo la palabra violar porque partimos de la base de que se ejerce una situación de abuso. Las gallinas sufren, son alguien no algo". Además, la animalista de este santuario añadía en su vídeo que se debe separar a las gallinas para que ellas “vivan una vida tranquila y digna”. Un discurso que, aunque descabellado, es propio de su ideología y no sorprende a nadie. Lo que sí que ha sorprendido es la faceta que hay detrás de esta feminista redomada. 

fanny almas veganas

Dos feminazis más feas que el Demonio con resaca denuncian que los gallos violan a sus gallinas

Fanny, en contra de la procreación natural entre estos animales, ha resultado ser una prostituta, según ha podido averiguar este diario.Tras ese corte de pelo de bilduetarra y esos piercings de perroflauta se esconde Úrsula, una chica de compañía “sensual” e “intensa”. Por encima de sus supuestos principios, esta feminista y animalista es un ejemplo más de las contradicciones entre lo que predican y aquello que realmente demuestran. En su página web, Fanny facilita un número de teléfono a través del cual se le ha preguntado por su verdadera identidad, a lo que Úrsula ha respondido: "Sí que te has fijado en ella para no gustarte". Úrsula no ha respondido afirmativamente, pero tampoco lo ha negado. En su página web trata de cubrirse el rostro con la melena para no desvelar su identidad. Sin embargo, son múltiples los rasgos significativos los que la han delatado: el tatuaje del brazo y el de la pierna, los lunares del pecho, el corte de pelo y el piercing de la boca. Y no solo eso, sino que además MEDITERRÁNEO DIGITAL ha tenido acceso en exclusiva a una imágen en la que Úrsula muestra su faz al completo. 

«Hola, corazón. Me llamo Úrsula y soy muy sensual e intensa. Si quieres transportarte a un mundo diferente, lleno de placeres, yo soy la mujer ideal para conducirte hasta él. Los caballeros que me conocen dicen de mí que mi conversación es inteligente y divertida y que en la intimidad soy, la amante que todo hombre ha soñado alguna vez con tener en su lecho. Créeme: conmigo vivirás una intensa experiencia que te hará olvidar tu vida cotidiana y que te conducirá a un terreno exótico y diferente. Deja volar tu imaginación… conóceme», dice en su anuncio.

cara Fanny animalista 1

Los servicios que dice ofrecer son variados y las tarifas oscilan desde 150 euros por 45 minutos a 200 euros por 1 hora. Un fin de semana completo sale por 3.000 euros. No sabemos si el pack completo incluye una ruta guiada por el santuario de las gallines violadas. Al final va a tener razón el refrán...

Sonia García
Autor: Sonia García
Nacida en Madrid el 1 de junio de 1998. Estudia Periodismo en la Universidad CEU Cardenal Herrera. Tomó contacto con la profesión desde el inicio de su carrera. Colaboró con: La Ocho Mediterráneo TV, Levante EMV, Levante TV, Inforadio, EDMred. Ahora forma parte del equipo de MEDITERRÁNEO DIGITAL como becaria. Defensora de la libertad de expresión y justiciera de la verdad.
Últimos artículos publicados

Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.