Las feminazis Devermut, que dicen que las denuncias falsas no existen, grabadas inventándose una denuncia por acoso sexual

♦ #StopCensura ¡Síguenos en Telegram!

Marta Cillán y Sara Giménez son Devermut, dos influencers LGTBI que cuentan con más de 800.000 seguidores en redes sociales. El sábado denunciaron en Instagram haber sido expulsadas "por bolleras" del pub La Luna, en Conil de la Frontera.

"Asumimos que una agresión homófoba pasa por una agresión física, pero la realidad es que a las lesbianas, la mayoría de veces, no nos pegan", explicaron las influencers en Instagram. "Lesbofobia es también estar sometidas a un acoso continuo por hacer lo que hace cualquier pareja hetero, besarse en una discoteca. Sentir que somos 'el show'. Que nos miren, que nos molesten, que se rían con la única intención de humillarnos", añadieron.

"Después de besarnos y tener a 200 maromos mirando, hemos avisado a los porteros y lo que han hecho es decirnos que quizá habíamos bebido demasiado. Un portero bajito fuertote mazado ha intentado pegarnos, el nivel ha sido fuertote", denunciaban en redes.

La grabación del local

Sin embargo, el local ha contestado de forma dura, negando que la expulsión se debiese a ninguna razón discriminatoria. "No respetar las medidas de seguridad", "molestar a otros clientes que estaban alrededor" y "utilizar malas formas para dirigirse al personal del local" han sido los motivos esgrimidos por los dueños del pub La Luna para echar a los dos 'instagramers'.

En las imágenes grabadas por las cámaras de seguridad, se ve como una de ellas se acerca al grupo de chicos y comienza a hablar con uno de ellos. Empiezan a discutir y ella saca el móvil a grabarlo todo, el chico intenta varias veces quitarle el teléfono y en ese momento llegan los de seguridad y les piden que se vayan.

El grupo de chicas, entre las que se encuentran Devermut, acceden y se van del local acompañados por el personal de seguridad, no hay gestos de violencia en ningún momento.

Además, anunciaron que las videograbaciones desmontan la teorías de las dos influencers y que "se querellarán por injurias y calumnias a todas aquellas personas que hayan sido partidarias en su difusión".

Si una imagen vale más que mil palabras, la grabación de las cámaras de seguridad es pura poesía para los sentidos. Las abanderadas de que las denuncias falsas no existen, pilladas poniendo una denuncia falsa por homofobia y acoso sexual. Justicia poética.

Un informe confidencial revela que, el 80% de las denuncias por violencia de género, son falsas

Mediterráneo Digital
Autor: Mediterráneo DigitalWebsite: https://www.mediterraneodigital.com/
Políticamente incorrecto.

Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.