Cae una red que presentaba denuncias falsas de violencia de género

Nirvana

Por un lado convencían a mujeres prostituidas para que se hicieran pasar por víctimas de violencia de género y por el otro pactaban con hombres con problemas económicos o de drogadicción que fueran la cabeza de turco y aceptaran las consecuencias de las denuncias falsas que presentaban las mujeres. Todo ello para conseguir permisos de residencia y ayudas económicas. Según ha avanzado el diario El Segre y han confirmado los Mossos d'Esquadra, este jueves por la tarde la policía catalana ha detenido en Lleida a los responsables de este entramado ya las once mujeres que habrían presentado denuncias falsas por violencia machista.

Los tres organizadores eran una mujer y un hombre de 38 y 39 años, vecinos de Lleida; y una tercera mujer de unos 60 años era la que ofrecía a mujeres prostituidas en Huelva la participación en el engaño. Los tres líderes de la trama están pendientes de pasar a disposición judicial en las próximas horas, mientras que las once mujeres acusadas de interponer denuncias falsas quedaron en libertad con cargos.

Honey Girls Club

El inspector y jefe del área de Investigación Criminal de Lleida, Sergi Mesalles, ha explicado que el dispositivo comenzó hace cerca de un año a raíz de la denuncia de una mujer obligada a ejercer la prostitución que va describir la existencia de un grupo criminal dedicado a que otras mujeres que ejercían la prostitución pudieran obtener documentación con denuncias falsas de violencia machista. Mesalles también ha detallado que dos hombres que accedieron a ser denunciados y que cumplen condena en prisión por estos hechos han colaborado en la investigación y han descrito la operativa utilizada para materializar el fraude.

Agresiones simuladas en la calle

Según han explicado los Mossos, los líderes del engaño ofrecían dinero y drogas a hombres con problemas para que se hicieran pasar por atacantes y simularan agresiones en plena calle. También debían asumir las consecuencias de falsas denuncias por violencia machista. Por su parte, las falsas víctimas aseguraban que el agresor era su pareja y sufrían violencia de género. Para que las denuncias parecieran reales, se tomaban fotografías unos días antes con los presuntos agresores y les hacían dejar prendas en sus domicilios.

Al ser reconocidas como víctimas de violencia machista, las mujeres conseguían regularizar su situación en España, mediante una autorización de residencia temporal y trabajo por circunstancias excepcionales. Además, también podían acogerse a ayudas aprovechándose de la normativa que protege a las víctimas reales de violencia machista.

En marzo de 2023 la policía catalana empezó a sospechar la posible existencia de esta trama y abrieron una investigación que finalizó este jueves con catorce detenciones (los tres líderes de la trama y las once mujeres). Los detenidos están acusados ​​de los delitos de denuncia falsa, simulación de delito, falsedad, favorecimiento de la inmigración ilegal y pertenencia a organización criminal. La investigación de la Unidad de Investigación Segrià-Pla-les Garrigues sigue abierta y no se descartan nuevas detenciones.

Un informe confidencial revela que, el 80% de las denuncias por violencia de género, son falsas

The Play Clubs
Mediterráneo Digital
Autor: Mediterráneo DigitalWebsite: https://www.mediterraneodigital.com/
Políticamente incorrecto. Información, noticias y actualidad. Desde 2010.

Últimas noticias