Un hombre se hace mujer y se libra de una denuncia de violencia de género

La historia que sigue resulta tan extraordinaria como real. Extraordinaria por los contornos que la nutren y veraz por la documentación oficial que la sostiene. Carmen (nombre ficticio) se ha quedado sin el amparo de la Ley de Violencia Machista porque su ex pareja se ha cambiado de género. Ahora ya no es Agustín sino Julia (ambos también nombres ficticios).

Los golpes, insultos y agresiones que denunció el pasado 15 de agosto se tramitan como violencia doméstica, una parcela mucho menos garantista (por razones lógicas) con los espacios de protección de las mujeres. Y esto último es lo que buscaba Carmen.

Ella no tiene acceso a una orden de alejamiento porque, a ojos de la Justicia, el conflicto que asegura sufrir es el mismo que pueda darse, por ejemplo, entre hermanos mal avenidos así que está condenada a seguir atada a Agustín. Conviven en la misma casa porque su pensión de jubilación no contributiva le impide irse.

La pareja comenzó su noviazgo en 2011. Ambos venían de otras relaciones y encauzaron la suya con la madurez de dos personas que rebasaban la barrera de los 50 años. En 2020, según relata Carmen, Agustín comenzó a cambiar. «Quería ponerse ropa interior femenina en momentos íntimos. Pensé que podía ser fetichismo pero después me decía que se sentía mujer y me pidió permiso para hormonarse. Nunca ha querido cambiar de sexo», detalla. Ahí fue cuando Carmen decidió cortar.

«Le dije que si él quería ese camino, yo le acompañaría pero como amiga, nunca como pareja porque soy heterosexual», recuerda. Agustín no lo encajó. Comenzaron, indica, las vejaciones. Carmen puso un candado en su habitación.

«Cada vez que me duchaba, se metía en la bañera y me toqueteaba, al igual que por la noche, cuando creía que yo estaba dormida, se metía en la cama para tocarme».

El punto de inflexión se produjo el 15 de agosto cuando Carmen llegó a casa tras pasar la tarde cuidando de sus nietos. El candado de su habitación estaba forzado y todas sus cosas, revueltas. Fue a pedir explicaciones a Agustín. «Después de decirme 'a callar, coño', empezó a darme empujones, golpes, me intentó quitar el móvil. Yo tenía sangre y arañazos».

Consciente de que cuando una mujer es víctima de violencia machista hay derechos que se despliegan, fue al hospital para hacer un parte de lesiones y poder así denunciarle.

Sin embargo, los Mossos d'Esquadra no pudieron cursar la denuncia al advertir que Agustín se había cambiado de género cinco meses antes, en marzo. «Cuando me senté delante del agente me comunicó con sorpresa que mi ex pareja tenía, ahora, nombre de mujer a efectos oficiales».

Un influencer se cambia de sexo: ‘En España, las mujeres tienen más derechos que los hombres’

Según la documentación en poder de este periódico, Agustín pasó a llamarse Julia el pasado 28 de marzo en el Registro Civil tras haberlo solicitado un mes antes. En aquella primera visita, presentó el correspondiente peritaje psicológico que acreditaba que llevaba dos años con la intención de modificar su género y con los informes que demostraban que estaba hormonándose.

Con una copia de la nota registral, cambió su DNI y el resto de documentos oficiales. Lo hizo sin informar a nadie y mucho menos a Carmen. Antes de que comenzaran los problemas entre ellos tras la decisión de Agustín, Carmen le concertó una cita en el Servicio Público de Salud catalán.

«Era una psiquiatra experta en transexualidad. Tras la terapia, vino enfadado porque la médico puso que tenía tendencias al travestismo y no rasgos transexuales», profundiza.

En agosto pasado hubo más desencuentros. «Me dejó fuera del piso más de cinco horas. Tuvieron que venir los mossos y tampoco quería abrir. Cuando lo hizo, los mossos ven a un hombre vestido de hombre pero no pueden actuar».

En este proceso, Carmen está representada por la letrada Meritxel Cabezón y la asesora jurídica Nuria González que, además, son activistas feministas. Ambas dudan de la validez de los documentos que Agustín llevó al Registro Civil y ponen en la picota, en base a su caso, la nueva ley trans aprobada en el Consejo de Ministros y que actualmente tramita el Congreso.

«Cuando se generan cierto tipo de leyes, decaen los derechos, como ha pasado con Carmen, y estos corren el riesgo de desaparecer. Ha sucedido en este caso y la ley que se quiere aprobar de urgencia, sin debate va a permitir el cambio de sexo o de género sin ningún tipo de trámite. Agravará lo que ya hoy existe», reflexiona González.

«Esta ley es retrógrada, dictatorial y lo más sexista que hemos visto en la vida», insiste.

«Ella ahora no tiene derecho a nada y no sólo a nivel penal sino también social», alerta, por su parte, Meritxell Cabezón. «Como estrategia de defensa sirve pero es peligroso», añade. Al igual que González advierte de las posibles consecuencias de la nueva normativa. «Pervierte el fin de la norma y desprotege a las mujeres. Es una barbaridad», finaliza.

Un hombre se cambia de sexo para no ser condenado por violencia de género

Fuente: El Mundo

Mediterráneo Digital
Autor: Mediterráneo DigitalWebsite: https://www.mediterraneodigital.com/
Políticamente incorrecto. Información, noticias y actualidad. Desde 2010.

Los más leídos