Las feministas denuncian que el aire acondicionado es machista

 ♦ #StopCensura ¡Síguenos en Telegram!

En la España actual, todo es machista, todo es fascista, todo es patriarcal. Da igual mirar a una mujer por la calle, que hablar en español usando el genérico de toda la vida. Incluso coger el Metro o ver la televisión. El machismo está en todas partes, surge desde los lugares más insospechados y todo lo invade.

España, el 5º mejor país del mundo para las mujeres

A pesar de ser uno de los países del mundo con mayores cotas de igualdad y presencia femenina en todos los ámbitos, reconocidos en los ránkings de los principales organismos internacionales, nos da lo mismo. La industria del feminazismo sigue engrondando sus arcas a golpe de subvención. Hay que hacer crecer las estadísticas. Tenemos que movilizarnos y salir a las calles. El negocio está en alza y no puede parar.

No es no y manifestaciones por el empoderamiento de la mujer en cada esquina; eso sí, siempre que sean de nuestra cuerda. Las otras mujeres, las que no están abducidas por la idoelogía de género, nos dan igual. 

Un informe confidencial revela que, el 80% de las denuncias por violencia de género, son falsas

El último en sumarse a esta catarsis del feminismo en versión 3.0, es un viejo conocido por estos lares: el diario El País, principal punta de lanza del Grupo Prisa, otrora gran tótem de la izquierda, que publica un surrealista artículo sobre si poner el aire acondicionado en la oficina también es violencia de género contra las mujeres. Tal cual. Después, los que publicamos fake news y manipulamos somos nosotros.

Pasen y disfruten. Amigos y amigas. Lectores y lectoras. Nos hemos vuelto todos (y todas) gilipollas y gilipollos. Estamos a solo dos telediarios de instaurar por Ley los fusilamientos al amanecer. Al tiempo.

Las feministas denuncian que, meterse las manos en los bolsillos, tocarse la barbilla o sacar las llaves son 'micromachismos'

¿Es machista el abuso del aire acondicionado?

"Hay dos tipos de personas en la oficina: las que pasan calor y las que pasan frío. Una mera ojeada a su alrededor (método nada científico, es cierto) permite distinguir que las congeladas suelen ser ellas y los sudorosos ellos. Se sube un poco la potencia del aire y listo: en concreto (y aquí sí hay evidencia), según un estudio publicado en Nature Climate Change en 2015, se tiende a marcar la más adecuada para el confort de un hombre de 40 años y 70 kilos (por supuesto, con traje y corbata). Las diferencias metabólicas entre sexos, concluyeron los investigadores, están siendo ignoradas en la gran mayoría de los centros de trabajo: el organismo de la mujer precisa de una temperatura 3 °C superior. ¿Es el termostato otra herramienta (más) de dominación patriarcal?

La discusión ha traspasado los límites de la bibliografía científica y los corrillos de oficina para asomarse a la campaña por la gobernabilidad de Nueva York. El equipo de Cynthia Nixon, que aspira a arrebatar el puesto a su colega demócrata Andrew M. Cuomo, planteó a la cadena de televisión CBS, donde el miércoles se celebró un debate entre ambos, una petición polémica: fijar la temperatura de plató en 24,4 °C (76 en la escala Farenheit). “La refrigeración de los espacios cerrados es notoriamente sexista”, escribió una de sus responsables de estrategia a la cadena en un correo electrónico. No en vano, Cuomo es famoso por celebrar sus mítines en recintos casi helados. “Le gusta que el ambiente se caliente por la presencia de los cuerpos”, ha declarado uno de sus colaboradores. Nixon no quería tener frío.

Con este gesto para frenar el KO por congelación, la actriz de Sexo en Nueva York ha generado una riada de mensajes de apoyo de ciudadanas hartas de la pashmina en agosto a las cuatro de la tarde".

Las feministas inventan la nueva 'violación inversa'


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.