El Gobierno de Sánchez pide a la UE 'prohibir' la privacidad de WhatsApp en España

Nirvana

La nueva ley que prepara la Comisión Europea (CE), destinada a frenar el contenido de abuso sexual a menores, pretende obligar a las tecnológicas a ser aún más efectivas a la hora de detectar, denunciar y borrar contenido ilegal. Según un documento filtrado y obtenido por Wired, representantes españoles afirman que "sería deseable impedir legislativamente que los proveedores de servicios con sede en la UE implementen el cifrado de extremo a extremo".

El documento, que contiene las alegaciones de los diferentes gobiernos de la UE respecto al reglamento que pretende impulsar Europa, recoge como mientras la mayoría de países se posicionan a favor de que los mensajes privados puedan ser escaneados y analizados por requerimiento judicial; España da un paso más allá y defiende una postura más radical, según el documento filtrado. Eliminar el cifrado de extremo a extremo.

Honey Girls Club

La propuesta de reglamento publicada por la Comisión Europea, el pasado 11 de mayo, reabrió el debate sobre el anonimato en Internet, la privacidad de las comunicaciones y la lucha contra el abuso de menores en internet, a costa de las primeras. Sin embargo, unidades de investigación dependientes del Ministerio del Interior consultadas, afirman que lo único necesario es que las empresas y proveedores colaboren con las autoridades cuando exista una orden judicial.

De hecho, insisten en el peligro que supondría eliminar el cifrado de extremo a extremo. "Aparecerían nuevos riesgos como que fueran comprometidas las redes de comunicaciones que transportan/soportan los canales de comunicación", señalan. Es decir, eliminar el cifrado de extremo a extremo, abriría la puerta a ciberdelincuentes, facilitándoles el trabajo a la hora de intervenir los canales de comunicación de cualquier ciudadano.

"Lo que es más que evidente es que con ese cifrado no se puede acceder a dichas comunicaciones y, por lo tanto, los instrumentos legales de intervención y localización de contenidos ilícitos, a través de esos canales, es imposible", subrayan. Por lo que desde estas unidades de investigación instan a "valorar que es más importante para el interés general y la seguridad global, mantener el anonimato o darle instrumentos a los sistemas legales democráticos para asegurar la legalidad".

La pelota queda entonces en el tejado de las Over The Top o OTT, que son las que cifran y trasladan las comunicaciones sobre las redes de operadoras de telecomunicaciones. Es decir, la responsabilidad recae sobre WhatsApp, Messenger o WeChat.

Censura: WhatsApp también controlará tus mensajes. Las redes, en manos de Ana Pastor y Maldita.es

The Play Clubs

"España apuesta por que las aplicaciones cifradas puedan operar en España siempre que colaboren ante requerimientos judiciales. Si la aplicación no colabora, no podrá operar en el país", insisten desde la unidad. También insisten en que "o existe un mandamiento o no se espía. Ya que se necesita que un juez autorice que abran las redes de una o unas personas en concreto".

Otros expertos como Hervé Lambert, Global Consumer Operations Manager de Panda Security, comparten la opinión sobre el peligro que supondría la eliminación del cifrado de extremo a extremo, tal y como recoge el documento al que se reifere Wired. "Está claro que existe un problema muy grave en el uso de las comunicaciones cifradas para cometer delitos tan terribles como la pedofilia o el tráfico de drogas. Pero, si se elimina el cifrado de extremo a extremo sería un brutal retroceso a nivel de ciberseguridad para toda la ciudadanía europea", apunta Lambert.

"No podemos arreglar un peligro dándole la llave a alguien para que pueda ver todo lo que ocurre en WhatsApp", destaca. Por eso apunta que hace falta un acuerdo público-privado para que las empresas que son dueñas de cualquier tecnología, en la que exista un cifrado de extremo a extremo, propongan herramientas que solucionen este tipo de problemas.

En este sentido, los legisladores deberían tratar de persuadir a los dueños de los sistemas de comunicación que actualmente están haciendo uso de este tipo de encriptado. "En ningún caso deberían ser los reguladores quienes impongan cambios con un alcance tecnológico tan complejo y difícil de comprender y abordar", sentencia Lambert.

El cifrado contra los ciberdelincuentes

El cifrado de extremo a extremo en aplicaciones de mensajería es un método de seguridad que protege la privacidad de las conversaciones. Básicamente, cuando se envía un mensaje a través de una aplicación con cifrado de extremo a extremo, los mensajes se encriptan (se convierten en un código secreto) en el dispositivo antes de ser enviados. Luego, solo el destinatario legítimo puede descifrar y leer este mensaje. Lo importante de este cifrado es que terceros no pueden acceder al contenido de tus mensajes, incluso si son interceptados o almacenados en los servidores de la aplicación.

Un ejemplo de lo que se pretende evitar es el uso que se estuvo dando a la red de comunicaciones encriptadas EncroChat durante años. La principal diferencia entre WhatsApp y EncroChat, dos aplicaciones de mensajería encriptada, radica en que mientras el primero puede instalarse y ejecutarse en cualquier dispositivo, el otro solo funciona en unos dispositivos determinados, que suelen venderse con el sistema ya preinstalado.

Después de una enorme operación a nivel europeo, en la que contribuyó la Guardia Civil, que destapó los tejemanejes de hasta 50.000 presuntos delincuentes que llevaban a cabo sus 'negocios' a través de EncroChat, la sombra de alternativas como los smartphones Pinephone ponen en alerta a la Unión Europea. De ahí la celeridad que parece tener a la hora de regular cómo y donde operan estos servicios.

La policía del pensamiento: la Guardia Civil sí ordenó a sus agentes vigilar 'fake news' contra el Gobierno

Mediterráneo Digital
Autor: Mediterráneo DigitalWebsite: https://www.mediterraneodigital.com/
Políticamente incorrecto. Información, noticias y actualidad. Desde 2010.

Últimas noticias