'Se gastaron 36.000 euros en orgías con putas, cocaína y Moët & Chandon'

alvaro-gijon

La testigo que acusó al ex presidente del PP de Palma, José María Rodríguez, y al diputado popular Álvaro Gijón de obtener gratis servicios sexuales y drogas pagados por el empresario Tolo Cursach da detalles precisos sobre el vínculo de los políticos y el empresario cuyos negocios, supuestamente, favorecían desde sus cargos públicos.

La mujer declaró durante horas ante el juez Manuel Penalva y el fiscal Miguel Ángel Subirán y, entre otras cuestiones, desgrana cómo se organizaba la supuesta trama de corrupción, según recoge el vídeo que publica El Mundo.

Sostiene que el propietario de las mayores discotecas de Mallorca acudió al prostíbulo que ella comandaba para autorizar la 'barra libre' a Rodríguez, por entonces conseller de Interior y, más tarde, delegado del Gobierno en Baleares. "Se presentó el señor Cursach en la casa y dio la orden: 'todo lo que este señor gaste, vienes y me lo dices'. Punto. Y nunca se puso un problema si le dijimos 12.000, 36.000 o 2.000 euros [de factura]".

La jefa del burdel radicado en un piso de Palma relata en su declaración cómo las prostitutas cobraban entre 200 y 400 euros la hora, que los encuentros podían alargarse de un día a otro y cómo la cuenta se agrandaba con el cobro de las bebidas. Siempre según su testimonio, las orgías incluían grandes cantidades de cocaína.

Fiscal: ¿Le ofrecieron ellos consumir [droga]?

Testigo: No.

Fiscal: ¿Ellos consumieron delante de usted?

Testigo: No, el señor Álvaro Gijón cada vez que salía, salía bien y había que decirle 'límpiate', lo cual era evidente.

Fiscal: ¿Llevaba restos en la nariz?

Testigo: Además hay fotos en el torneo en las que a últimas horas de la tarde se le ve bastante afectado, fotos que yo he presentado ante usted.

Fiscal: ¿Usted le llegó a decir lo que comenta ahora: 'Límpiate la nariz, que la llevas blanca'?

Testigo: Sí.

Fiscal: ¿Y le hacía caso?

Testigo: Se reía.

En otro momento de la vista, Subirán conduce el interrogatorio hasta confirmar que, según la testigo, Cursach corría con todos los gastos derivados de las orgías sin que los políticos conocieran el importe de la factura.

Fiscal: ¿El señor Rodríguez consumía simplemente sexo, bebidas, drogas?

Testigo: Sexo, bebidas, drogas.

Fiscal: ¿Qué bebía?

Testigo: Whisky. Luego Moët & Chandon.

Fiscal: ¿Qué tipo de servicios o de relaciones requería?

Testigo: Era el mejor cliente de la casa por la cantidad de horas y por la variedad de servicios. Llegábamos a traer incluso mujeres de la calle. Este señor es una persona que desde [tener que] cambiar colchones hasta cosas que había que tirar (sic).

Fiscal: Especialito vamos a decir. ¿Tanto hombres como mujeres?

Testigo: Sí.

Fiscal: ¿Se puede decir que pasaba días enteros allí encerrado?

Testigo: Sí.

Fiscal: ¿Incluso le traían comida de fuera?

Testigo: Sí.

Fiscal: ¿Quién pagaba esto?

Testigo: El señor Cursach

.Fiscal: ¿Él ni se enteraba?

Testigo: ¿De lo que costaba? No, no.

Barcelona ofrece cursos de sexo por 45 euros para convertirse en puta profesional

En otro momento de la grabación, la testigo insiste en que Cursach "nunca pidió explicaciones" sobre la factura y que sus servicios de prostitución eran también requeridos para satisfacer a los policías locales supuestamente implicados en la trama. Según su relato, se procedía de igual forma que con los políticos solo que en la discoteca Tito's, la más célebre del Paseo Marítimo de Palma y propiedad del empresario encarcelado.

La mujer, que presentó pruebas para acreditar que no tiene antecedentes penales y asegura haber sufrido agresión y acoso por testificar, explicó que en esas fiestas se consumía drogas para "aguantar más tiempo" y que los policías también "se metían coca" en las oficinas del director y el relaciones públicas del establecimiento.

 


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.