España | Política

Rafael de Casanova: el mito del independentismo era un patriota... español

 casanova

Rafael de Casanova se ha convertido en un icono independentista para el separatismo catalán. La estatua del Conseller en Cap de la ciudad de Barcelona es honrada cada 11 de Septiembre con las ofrendas de los partidos políticos y entidades de la sociedad civil, que cantan a sus pies el himno de 'El Segadors' y que han encumbrado a su figura como un símbolo en la lucha por las libertades de Cataluña.

¿Sin embargo, quién era Rafael de Casanova?

Rafael Casanova, nacido en 1660, pertenecía al seno de una familia adinerada del siglo XVIII, estudió derecho y fue Conseller en Cap de la ciudad de Barcelona, un cargo al que además, se accedía por sorteo. Antes de hacer carrera política y militar, Casanova aspiraba a convertirse en un miembro respetado de la nobleza de la época.

Tras el estallido de la Guerra de Sucesión, en 1706, ya fue nombrado consejero tercero de Barcelona, y en 1707 el Archiduque Carlos le otorgó el título de 'ciudadano honrado', una distinción a la burguesía que le dejaba a las puertas de convertirse en un noble catalán.

Durante el conflicto armado, que enfrentó a la dinastía de los Borbones con la de los Austrias, Casanova defendió a la Casa de Austria y luchó contra las tropas de Felipe V. En 1713, cuando el ejército Borbón llegó a las puertas de Barcelona, Rafael de Casanova era ya Conseller en Cap y coronel de la milicia ciudadana de la ciudad. Su lucha y resistencia al frente del ejército catalán, a pesar de que Casanova llegó a ser abiertamente partidario de pactar la rendición, como así lo reflejan numerosos documentos escritos de la época, lo acabarían convirtiendo en un mito.

El 11 de septiembre de 1714

El 11 de septiembre de 1714, cuando Cataluña cae tras ser sometida a meses de un terrible asedio, las tropas borbónicas toman la capital. Relatan las crónicas que Casanova es encontrado con el estandarte de Santa Eulalia, entonces patrona de la ciudad... y es ahí donde su leyenda se dispara. Ni los mejores publicistas hubieran ideado una campaña de marketing similar: de aquí a la eternidad.

Durante la batalla, Rafael Casanova quedó herido y fue trasladado a un hospital. La familia dijo que había fallecido para que cuando entrasen las tropas de Felipe V no lo capturaran. Gracias a eso, pudo huir con vida a una finca que tenía su hijo en Sant Boi de Llobregat. En 1719 cuando los Borbones ya estaban en el poder y gobernaba Felipe V, se llega a un acuerdo con la Casa Real y se amnistía a Casanova, que puede volver a ejercer su trabajo como abogado sin ningún problema.

Falleció rodeado de los suyos en su casa de Sant Boi de Llobregat, en 1743.

rafael-de-casanova

Sus descendientes lo definen como "un patriota español"

Si el testimonio de la historia no es suficiente, hace cuatro años, y por si quedaban dudas, una de sus descendientes directas, Pilar Paloma de Casanova y Barón, miembro de la nobleza barcelonesa, realizó una de las entrevistas más hirientes que se recuerdan para los nacionalistas catalanes. El mito de los independentistas, hecho trizas.

Rafael de Casanova era un patriota... español.

"Me disgusta muchísimo que se tergiverse y se adultere la historia de España. Rafael de Casanova fue un patriota español. Que se invente toda esta historia del separatismo, que se utilice su nombre para esto... Se lo han inventado todo, esta gente odian a España".

En la entrevista, silenciada por los altavoces del catalanismo, incluso leyó un bando original que Rafael Casanova escribió el 11 de septiembre de 1714, la fecha que dio origen a la fiesta de la Diada. "Afín de derramar gloriosamente su sangre y su vida por su Rey, por su honor, por su patria y por la libertad de toda España".

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.