¿Por qué las feministas son más feas que las mujeres normales?

arrimadas-gabriel

Está científicamente probado: las feministas atraen menos a los hombres que las mujeres normales. Hay un maremágnum, marejada, multiplicidad, aritmética, universo, retahíla, elenco, abanico, baraja, panoplia, turbamulta y etcétera de razones que lo corroboran. Las pruebas superan los umbrales de la evidencia. Es una de esas verdades escritas en letra mayúscula e inserta en renglones de oro.

A los machos, les gustan más las mujeres con voz afrancesada, que las machorras con dicción de camionero.

A los hombres, les atraen más las féminas que se depilan, que las primas de Chewbacca.

A los señores, les enamoran más las damas bien vestidas, que las chonis escotadas.

A los dandis, les provoca más una mujer con ropa, que una en toples.

feministas-lesbianas

A los elegantes, les someten más unos tacones, que unas zapatillas de rapera.

A los chicos, les seduce más Audrey Hepburn, que La Mujer Barbuda.

A los sensatos, les tira más una chica lista y trabajadora, que una sabelotodo adicta al trabajo.

A los caballeros, les enternece más una señora con instinto maternal, que una hedonista con alergia a los niños.

A los forzudos, les cautiva más una silueta femenina, que una musculosa despeinada.

En definitiva, y por mucho que se empeñe la dictadura de lo políticamente correcto, las mujeres normales son infinitamente más atractivas que las fanáticas feminazis.

 


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.