¡Pepu Hernández, también! El candidato del PSOE por Madrid creó una sociedad para evadir impuestos

pepu hernandez pedro sanchez

No ha tardado ni 24 horas. El candidato de Pedro Sánchez al Ayuntamiento de Madrid, José Vicente Hernández, más conocido como Pepu Hernández, utilizó su sociedad, Saitama 2006 SL, para pagar menos impuestos por la adquisición de inmuebles en la localidad asturiana de Ribadesella.

La empresa fue creada un mes después de ganar la medalla de oro en el Mundial de Baloncesto de Japón. El objeto social en el momento de la creación se especificó como "gestión de de los derechos de imagen y de autor de personalidades con relevancia pública". Como socia al 50% figuraba, al menos hasta 2008 según la información disponible, la que fuera su mujer, Belén Cebrián. La compra de inmuebles no tiene relación con el objeto social de la empresa.

Además, Hernández creó esta sociedad para ahorrarse los impuestos de sus conferencias y publicidad, una práctica prohibida por la Agencia Tributaria y reprobada por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, según publica El Confidencial.

El diario Marca ya publicó en 2008 que el ex entrenador del Estudiantes y Joventut habría utilizado dicha sociedad para cobrar por la cesión de sus derechos de imagen y las charlas de motivación que dio tras conquistar el Mundial de 2006 con la selección española. En concreto, ya adelantó que el técnico madrileño facturó 659.552 euros a través de 'Saitama 2006 S.L.'

Más de 650.000 euros en sólo 15 meses

Hernández habría cobrado los ingresos derivados de esas nuevas actividades ajenas al deporte a través de 'Saitama 2006 S.L.'. Los estatutos de la sociedad especificaron desde el principio que su objeto social iba a consistir precisamente en "la gestión de derechos de imagen y de autor de personajes de relevancia pública y personajes con notoriedad en los ámbitos profesionales del deporte y la empresa"; "el registro de elementos integrantes de derechos de imagen"; "la formación académica y empresarial mediante la organización y celebración de cursos y conferencias"; "la edición y comercialización de publicaciones y libros en cualquier soporte" y "la inversión y participación en sociedades y empresas de todo tipo".

Según el registro mercantil, sólo durante los tres primeros meses de actividad de la empresa, de octubre a diciembre de 2006, la sociedad recibió ingresos por importe de 190.386 euros. Durante el siguiente ejercicio, el primero completo, la cifra de negocio ascendió ya a 472.664 euros. Su volumen se habría mantenido constante hasta 2009, cuando ya empezó a decaer. Y en 2013, registró unos ingresos de apenas 16.000 euros. A partir de ese año, la mercantil ya no volvió a presentar sus cuentas.

Expertos fiscales consultados por este diario coinciden en que se trata del típico esquema en el que se utiliza una sociedad vinculada para poder tributar al impuesto de sociedades y desgravarse todos los gastos que sean posible, exactamente lo que hizo Máxim Huerta, que utilizó la mercantil 'Almaximo Profesionales de la Imagen S.L.' para recibir su renta por la presentación de programas de televisión y hacer publicidad. Hacienda entiende que la actividad de Pepu Hernández era personalísima, porque él era el único que podía prestar su imagen y ofrecer las conferencias, por lo que tendría que haber declarado esos ingresos con el tipo menos favorable del IRPF.


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.