Los senadores gastaron 16.000 euros en taxis con las cámaras sin actividad

senado

Algo más de 1,3 millones de euros es la cantidad que el Senado tuvo que afrontar entre enero de 2012 y junio de 2016 por los cargos en las tarjetas de taxi de las que disponen los parlamentarios para viajes en la Comunidad de Madrid, según publica el diario El Mundo. Los pagos forman parte del régimen de ayudas para el desempeño de sus funciones, tal y como contempla el Reglamento de la Cámara.

Entre 2012 y 2014, la agenda del Senado permaneció en blanco en agosto, al igual que en noviembre de 2015, con las Cortes disueltas y a la espera de la celebración de elecciones generales. Aunque no hubo actividad, las facturas por el uso de taxis siguieron llegando: 15.774 euros en total durante esos meses.

Una situación similar a la de mayo y junio de este año, cuando antes de la repetición de los comicios solo se celebraron dos reuniones de la Diputación Permanente, compuesta por 38 miembros de los que 12 disponían de coche oficial. La liquidación del gasto en taxis ascendió a 7.552 euros.

Al margen de valoraciones éticas, las cláusulas del contrato del servicio son claras: cada tarjeta entregada será «personal e intransferible y podrá ser utilizada todos los días del año, las 24 horas». El único límite son los 3.000 euros de saldo anual con el que cuenta cada señoría.

Ayudas y equipos por duplicado

Además, la Cámara Baja ha proporcionado la relación de senadores de la legislatura actual que disponen de los dispositivos y servicios ofrecidos como material «para permitir el desarrollo de sus funciones constitucionales», según las respuestas, a 28 de julio, de la Mesa del Senado.

Hay 12 senadores que compatibilizan su escaño con el de diputado autonómico: ocho de ellos acumulan ayudas por duplicado, tal y como informó este periódico en mayo.

El socialista José Cepeda y los populares Juan Soler, Jesús Fermosel y Ana Isabel Mariño no han rechazado nada de lo que el Senado y la Asamblea de Madrid ponen a su disposición.

A ellos se suman el portavoz de Podemos, Ramón Espinar; el líder del PP en Cataluña, Xavier García Albiol; María Encarnación Moya (PSOE), y Ramón Marcos (Ciudadanos), que a 28 de abril contaban con algunos servicios de los que ya disponen por cuenta autonómica.

El presidente del PP de Andalucía, Juan Manuel Moreno, y los socialistas Juan María Cornejo y Rafael Lemus han renunciado a todas las prestaciones que les ofrecían las Cámaras regionales, según han confirmado el parlamento andaluz y la Asamblea de Extremadura.

Los 264 parlamentarios que en este momento conforman la Cámara Alta cuentan con el iPad de gama alta que se les ofrece, a excepción de Javier Arenas (PP) que no se ha pronunciado hasta el momento. Al margen de Arenas, otros cuatro senadores han decidido no disponer del teléfono móvil iPhone (Moya, Marcos y Espinar ya cuentan con uno de la Asamblea de Madrid).

Leer informe completo publicado por el diario El Mundo

 


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.