Los independentistas llenan los adornos de Navidad de lazos amarillos

navidad lazos amarillos

El independentismo no tiene bastante en Cataluña con politizarlo absolutamente todo. Tienen los medios de comunicación públicos a su servicio, como armas de propaganda a dispersión. A la mayoría de digitales privados agarrados y subyugados por la vía de la subvención (que pagamos todos). Controlan la educación, la sanidad, a todos los funcionarios. Sus tentáculos llegan a cualquier acto, desde una colla castellera a un esplai de niños excursionistas. No hay calle, rincón o estamento público que no tenga una estelada y un lacito amarillo. Es como una metástasis que se extiende sin freno y a dispersión. Pero el fascista, el intolerante y el opresor eres tú, que eres un catalán normal que solo quiere vivir, trabajar y ser feliz en su día a día. 

Ahora, la catarsis del separatismo se ha empeñado en colarse también en las fiestas de Navidad. Nada menos que en una gran ciudad como Barcelona, donde plantean colocar entre los tradicionales adornos navideños, los machacones lacitos amarillos. Entre el portal, el buey, la mula o los tres reyes magos, florecen los presos políticos. Son tan pesados, tan radicales y tan horriblemente obsesivos, que ya no dan ni asco. Están enfermos. Y lo peor es que no lo saben.

Como era de esperar, la aparición de los símbolos independentistas entre los adornos de Navidad de la ciudad, ha desatado la indignación de los políticos en la oposición.
Alberto Fernández Díaz, concejal y portavoz del Partido Popular en el Ayuntamiento, ha exigido que “no se politice la Navidad y se respete la neutralidad de la calle”. Y ha reclamado que se retire esta parafernalia. Lo tiene claro.

“Ya está bien de mezclar todas las fiestas con mensajes políticos”, ha denunciado, recordando que “el año pasado Colau ya quiso iluminar los edificios y las fuentes públicas de amarillo”.

Y es que por extraño que parezca, esta maquiavélica fusión político-navideña no es nueva. El año pasado, incluso, se repartieron lazos amarillos independentistas en las principales Cabalgatas de Cataluña, y la ANC se encargó de repartir gratuitamente “papel de regalo amarillo” para que los niños catalanes recibieran los Reyes llenos de mensajes políticos. A esta gente les da igual, no respetan nada. ¿Qué pasaría si a alguien se le ocurriera envolver los regalos con banderas de España? El clima de convivencia en Cataluña se ha vuelto absolutamente irrespirable. ¡Qué pena!


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.