La UE reitera su apoyo a la legalidad española, censura la violencia y apela al diálogo

 union-europea

"Más allá de los aspectos puramente legales, la Comisión Europea cree que son tiempos de unidad y estabilidad, no para dividirse y la fragmentación. Apelamos a todos los actores relevantes para que se muevan desde la confrontación al diálogo. La violencia no puede ser nunca un instrumento en política".

La Comisión Europea ha reaccionado este mediodía desde Bruselas a los acontecimientos de ayer en Cataluña, y lo ha hecho yendo más allá de su posición habitual, que es la de señalar que las disputas sobre la independencia son un "asunto interno", con un mensaje al mundo que revosa sensatez.

Margaritis Schinas, portavoz de Jean-Claude Juncker, ha leído una declaración oficial en la que ha recordado su posición, inmutable pese a lo ocurrido en los últimos meses. "Según la Constitución española, el voto de ayer en Cataluña no fue legal. Para la Comisión Europea, como Juncker ha reiterado repetidamente, es un asunto interno de España que debe ser gestionado de forma acorde al orden constitucional. También reiteramos la posición legal mantenida por esta Comisión y sus predecesoras: si un referéndum fuera organizado de acuerdo a la Constitución [y saliera un "Sí"] implicaría que el territorio que se fuera quedaría fuera de la UE".

La UE pide 'diálogo'

Pero además de eso ha lanzado tres mensajes potentes: hay que pasar de los enfrentamientos al diálogo, la violencia no es un instrumento y es tiempo de unidad y no división. Pese a las críticas llegadas desde otras partes de Europa hacia el trabajo de Mariano Rajoy, Juncker ha querido respaldar a su compañero de familia política europea: "confiamos en el liderazgo de Mariano Rajoy para manejar este difícil proceso en respeto completo a la Constitución española y los derechos de los ciudadanos".

Según ha explicado el portavoz, el contacto entre el gabinete de Juncker y el Gobierno español ha sido constante en las últimas horas y esta misma tarde ambos líderes mantendrán una conversación telefónica. La principal preocupación de Rajoy no es ni ha sido nunca la opinión pública europea, que entiende que pueda reaccionar airada con imágenes de patadas y cargas, sino la de los Gobiernos. La canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Emmanuel Macron, no han dicho nada sobre lo ocurrido. El Gobierno británico sí, pero en términos bastante favorables para el Estado.

"Cataluña debe respetar el Estado de derecho"

"El referéndum catalán es un asunto del Gobierno español y la gente. Es importante que la Constitución española y el estado de derecho sean respetados. España es una aliada cercana y una buena amiga, cuya fuerza y unidad interesan a Reino Unido". El ministro Hammond se pronunció hoy en la misma línea: "Es importante mantener el estado de derecho. Siempre urgiremos a contención en cómo lograrlo", un mensaje con el que todo el mundo puede estar de acuerdo y que no supone ningún reproche.

 Todos los ojos de Europa estaban puestos hoy sobre el portavoz comunitario, a la espera de un mensaje más institucional de lo habitual si eso es posible. La izquierda del Parlamento Europeo ha pedido la mediación de la Comisión (como el ministro luemburgués de Exteriores, por ejemplo), pero también algunos diputados quieren que se abra un expediente a Madrid. La Eurocámara discutirá estos días si llevar el tema al pleno.


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.