La Generalitat filtra que el Gobierno les ofreció 'pactar' la consulta del 9N

rajoy-mas

Días antes de que se celebrase la votación del 9-N, el entonces 'president' Artur Mas, recibió una llamada de un miembro del Gobierno de Mariano Rajoy para ofrecerle un pacto: si el día de la votación (prohibida por el Tribunal Constitucional) no salía públicamente a analizar el resultado, el Ejecutivo central no emprendería ninguna acción contra la Generalitat.

Según fuentes jurídicas, el episodio lo detalló este lunes el 'exconseller' y portavoz del PDC, Francesc Homs, ante el Tribunal Supremo, confirmando así la fluidez de los contactos que ha habido entre la Generalitat y el Gabinete de Rajoy estos últimos años pese a que unos y otros lo han intentado ocultar.

La víspera del 9-N, Joan Rigol, el histórico dirigente de Unió y responsable del Pacte Nacional pel Dret a Decidir había actuado como emisario de Mas para hablar en secreto con representantes del PP y del PSOE con el objetivo de evitar el choque de trenes.

Homs no quiso dar detalles del día en que se produjo ese contacto telefónico y solo dijo que fue días antes de aquel 9 de noviembre del 2014. Tampoco desveló el nombre del miembro del Gobierno del PP que se puso en contacto con Mas y menos aún cuál fue la respuesta del 'president'.

Lo que sí se sabe es que en la noche de la consulta, después de las colas en los centros electorales y las urnas llenas con más de 2,2 millones de votos y de que la fiscalía (el mismo día 8) ordenara identificar a los responsables del 9-N, Mas salió ante los medios de comunicación para capitalizar el "éxito total" de la jornada.

"Hemos dado un paso de gigante para decidir con libertad y plenas garantías el futuro político del país", proclamó junto a la vicepresidenta Joana Ortega en una comparecencia en la que no estaba previsto que él participara, como escribieron aquel día los cronistas. Mas quiso aprovechar el escenario para autoafirmarse.

"No nos van a amedrentar"

Homs declaró durante más de una hora en el Supremo, tribunal al que llegó acompañado de una comitiva encabezada por Mas. El 'exconseller' respondió solo a las preguntas del juez y declinó contestar a las del fiscal. Según explicó Homs en una rueda de prensa que dio en el Centre Cultural Blanquerna, inició su declaración con un alegato del 9-N.

Ayudó a organizarlo y volvería a hacerlo porque a su juicio la consulta siguió "el mandato del Parlament, que era promover la participación ciudadana". En su opinión, se busca un "escarmiento para que el 'procés' decaiga", pero avisa de que semejante misión no tendrá éxito. "No nos van a amedrentar ", sentenció.

También se quejó de que la citación para acudir al tribunal incluyera una advertencia de que si no lo hacía sería arrestado, sin tener en cuenta que es diputado. El instructor, dijo Homs, se disculpó por el "error" y le aseguró que continúa teniendo todas las garantías como aforado. Si la investigación continuara adelante, debería pedirse el suplicatorio al Congreso.

Homs comentó que durante su declaración denunció en varias ocasiones que la fiscalía "se ha plegado" a las necesidades "de agenda del PP". "La fiscalía es el brazo armado del PP", llegó a decir antes de recordar que la junta de fiscales de Cataluña no vio indicio de delito y que fue días después, "por indicación política", cuando se ordenó presentar una querella.

Preguntado por los periodistas sobre si alguien de la sala respondió a sus críticas, respondió con un seco 'no'. Sin embargo, fuentes jurídicas explicaron a este diario que el fiscal tomó la palabra para asegurar que el ministerio público "no se mueve por presiones políticas sino por el imperio de la ley".

La sentencia "está encantanda"

El portavoz del PDC en el Congreso lamentó que esté protagonizando "un proceso político y la conclusión ya esté cantada antes de dar audiencia a las partes". Homs dijo que supone que la sentencia "será condenatoria" y advirtió de que no la acatará desde el punto de vista político. "Las consecuencias jurídicas ya veremos cuáles son y cómo se tratan", añadió.

La declaración como investigado de Homs se debe a la carta que remitió el 6 de noviembre del 2014 cuando era 'conseller' de Presidència a su homólogo Felip Puig, titular de Empresa i Ocupació, en la que indicaba que los servicios que se habían encargado a la empresa T-Systems, encargada de los programas para votar, no estaban afectados por la prohibición del Constitucional. T-Systems se había interesado por saber, si después de la sentencia del tribunal, debía seguir o no con la tarea que se le había encargado. Homs respondió que sí.

En la rueda de prensa, se le planteó al 'exconseller' en qué se basó para enviar esa misiva y contestó que en el "conocimiento que tenía en aquel momento de los hechos y las leyes" y en "el intercambio de impresiones". No encargó informes jurídicos porque habrían llegado "tarde" (el Constitucional se pronunció cinco días antes del 9-N). Además, resaltó que tras la prohibición por parte de de ese tribunal "nadie se movió" y ninguna institución intentó impedir la votación.

 


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.