La CUP propone implantar la 'soberanía alimentaria': solo se podrán consumir productos catalanes

cup-candidatos-21d

La CUP ha hecho público su programa electoral de cara a las elecciones del 21 de diciembre. Además de su intención e indisimulada apuesta por continuar fomentando la vía unilateral y la ruptura con el Estado, en su lista de propuestas encontramos toda una declaración de intenciones un tanto liberticida. La CUP se propone recuperar el control del transporte, los aeropuertos, las autopistas, el territorio y los medios de comunicación. Pero también, quiere controlar la alimentación.

En el apartado "soberanía alimentaria y recuperación del sector primario", se pueden leer muchas iniciativas que tienen poco sentido, por no decir ninguno, en la Europa del siglo XXI. La letra (no tan pequeña) que nadie se lee.

Para la CUP, el sistema capitalista de "precios baratos" ha hecho que Cataluña dependa de la producción alimentaria exterior en un 70%. "Es imprescindible una ruptura constituyente que garantice la alimentación como derecho real, y la agricultura, la silvicultura y la pesca como actividades de servicio público".

Por eso, la formación antisistema quiere explotar las tierras agrarias en desuso y cultivos agroecológicos. Plantea una política que ponga "fin a la mercantilización alimentaria". Además, la CUP aboga por dar derecho a la tierra para todos los ciudadanos y como un "hecho constitutivo de la nueva República Catalana". Quieren hacer suyo el "exprópiese" de Hugo Chávez.

Además, en esta vuelta al siglo XIX, la CUP quiere abandonar la PAC. "La PAC es causante directa de la reducción del número de agricultores, del desequilibrio territorial, de la dependencia exterior y de la especialización e intensificación de la agricultura. Hay una política agraria que organice la producción en clave interna y que garantice la independencia alimentaria, los efectivos agrarios y una dieta equilibrada y sostenida.", aseguran en el programa.

La vuelta de Cataluña a la autarquía

Pero esto no es todo. El partido anticapitalista quiere limitar las importaciones como "acto de soberanía". Lo que antes se conocía como autarquía, un sistema que en España se vivió en la época de Franco. "Es necesario que la República Catalana ejerza la soberanía alimentaria, priorizando las producciones propias, reconociendo carácter de servicio público en el oficio de agricultor e implantando aranceles a la entrada de alimentos exteriores que pueden ser cultivados en los Países Catalanes."

Además, la CUP aboga por formar a los campesinos y crear más agricultores en su futura República Catalana.

Para lograr todo esto, la formación antisistema apuesta por crear cooperativas de consumo ecológico y local. "Obligar a obligar a todos los entes que dependan de la Generalitat de Cataluña, como escuelas, institutos o hospitales, a consumir productos de proximidad y ecológicos". Además, acabar con todas las granjas de ganado intensivo y multar a todos los agricultores que deterioren el medioambiente.


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.